Liderazgo y experiencia. Qué la edad no sea un hándicap.

Los tópicos sobre la edad en el trabajo

En muchas compañías existe un concepto muy tradicional sobre las jerarquías organizativas, en ellas los puestos elevados del escalafón suelen estar ocupados por personas veteranas y esto sirve de base a tópicos habituales sobre la edad en las empresas. Se hacen asunciones de las franjas de edad en las que tienen que estar las personas que hagan determinadas funciones, por ejemplo se asume que el community manager no superará a los treinta años de la misma manera que se puede esperar que un director de administración supere los cuarenta. Esto supone exclusiones de perfiles personales que pueden aportar valor a cualquiera de esos puestos con independencia de su edad. Las organizaciones que integran una cultura de visión más amplia y que son más abiertas o diversas están mejor preparadas para asociar a los puesto de trabajos las personas adecuadas sin prejuicios sobre la edad.

 La edad subjetiva

Algunas investigaciones han concluido que el hecho de sentirse joven está relacionado con un mayor rendimiento laboral y que esa apreciación subjetiva de la edad propia está relacionada con sentirse valorado por el trabajo que se realiza y que sea en una empresa en la que la política de recursos humanos no sea excluyente respecto a la edad.

Luchar contra los tópicos del declive de la capacidad intelectual y física dependerá de esa “edad subjetiva” que asimila interiormente el empleado. El que tiene una edad subjetiva joven, es una persona que en el ámbito laboral se ilusiona con facilidad, tiene iniciativa, acepta positivamente y le gustan los retos y tiene ganas de aprender y evolucionar. En contraposición el viejo es más pasivo, conformista y estancado. Identificar a las personas según como se sitúan entre estos dos extremos es fácil de comprobar en las empresas y más cuando se les plantean problemas.

El valor del líder sénior

En aquellos trabajos que implican una gestión, especialmente de equipos humanos, ser veterano, biológicamente, no tiene que ser una dificultad. En un líder sénior si además de una gran capacitación profesional se suma una actitud joven entonces el valor aportado a la compañía se hace evidente. El líder aglutina el mejor equipo posible y lo orienta correctamente a los objetivos, quiere a los mejores con él sin temer su competencia por muy jóvenes que sean sus compañeros. Combinar grupos de trabajo de jóvenes y experimentados veteranos con la correcta actitud ofrece unas posibilidades muy interesantes. Un gestor mediocre forma equipos con personas de su círculo de afinidad o con gente menos capacitada de manera que sus limitaciones no salgan a la luz y no sea cuestionado.

Liderazgo Senior y jóvenes Advisor Abbate

 Una estrategia de Personal Branding puede ayudar a la visibilidad de los méritos de un líder, del valor que puede aportar, y si es potente y contrastada puede inmunizar contra la percepción que los demás tengan de la edad de ese líder. Ante los retos constantes en los mercados y en las empresas es muy importante estar correctamente asesorados y guiados para crear marca personal que permita sobresalir entre los demás.

Anuncios

Un comentario en “Liderazgo y experiencia. Qué la edad no sea un hándicap.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s