Factores culturales para la innovación de los paises

La cultura e idiosincrasia de un país o de un territorio es un factor muy destacado en cuanto a cómo puede impulsar o  frenar las iniciativas de riesgo de su población, individualmente y como colectivo. Y por tanto esa cultura nacional influye en la predisposición a innovar. Sobre esto hay interesantes estudios de Rapaille y Roemer centrados en las dimensiones de seguridad y superación. En su análisis concluyen que serán más proclives a la innovación y, de esta manera favorecerán  el crecimiento económico y el progreso social, aquellas sociedades que premien a través de sus estructuras la protección y la seguridad como mecanismo de defensa de la propiedad  y que por otro lado estimulen también la superación, como predisposición al cambio y asunción de riesgos en aras del obtener mejoras.

Advisor Abbate innovation factors

En el Índice Mundial de Innovación se examinan “políticas eficaces de innovación para el desarrollo” y se exponen nuevos métodos que pueden aplicar los encargados de la adopción de políticas de las economías emergentes para fomentar la innovación y promover el crecimiento, valiéndose de las ventajas a nivel local y propiciando un entorno nacional saludable en materia de innovación.

Suiza, Suecia,el Reino Unido, Holanda y los Estados Unidos de América fueron en 2016, conforme al Índice Mundial de Innovación , las cuatro naciones más innovadoras.

En lo que respecta a la calidad de la innovación, que se evalúa sobre la base de los resultados de las universidades, la difusión de artículos científicos y la dimensión internacional de las solicitudes de patente, pocas economías sobresalen.  Los Estados Unidos y el Reino Unido se sitúan por delante, en gran parte dado que cuentan con universidades de primera clase, seguidos a poca distancia por el Japón, Alemania y Suiza. Entre las economías de ingresos medianos con los mejores resultados en cuanto a la calidad de la innovación están China, el Brasil y la India, y China deja cada vez más atrás a los demás.

Advisor Abbate map innovation

Algunos como los de Hofstede sacan la conclusión de que hay  diferentes modelos  según como la cultura de los países está situada respecto a varias dimensiones, de estas las que influyen más en la capacidad de innovar  son la escasa aversión al riesgo, el alto grado de individualismo, la poca distancia con el poder y la orientación al largo plazo. En este sentido hay cuatro modelos culturales de referencia que resultan muy favorables al desarrollo de la innovación: los países de cultura anglosajona, germánica, nórdica escandinava y oriental.

La cultura latina europea propia de los países mediterráneos, con variaciones  según  el  país,  tiene  un  papel  más  indiferente  respecto  a  la  innovación, contando con grandes limitaciones como un sentimiento colectivo muy alto, orientación más  bien  cortoplacista  y  distancia  media-alta al nucleo de poder.  Por otro lado dos culturas que son menos positivas para el desarrollo de innovaciones  son  la  cultura  árabe  y  la  latinoamericana, lo que se puede acrecentar también por el bajo desarrollo, la alta desigualdad social y la inestabilidad política.

Anuncios

La importancia de la Inteligencia Emocional en la empresa

Advisor Abbate Inteligencia Emocional.jpg

Las empresas son el lugar perfecto para promover el aprendizaje de las competencias de la Inteligencia Emocional. El trabajo cumple un rol clave en la vida de las personas, por consiguiente nuestra autoestima, identidad, y actitudes están afectadas por las experiencias laborales, ya sea positiva o negativamente. Es importante concienciar a las empresas sobre el impacto favorable que podría tener desarrollar la inteligencia emocional en sus empleados.

Las emociones generan sentimientos que surgen como reacción a un hecho externo o interno y sirven como mecanismo comunicativo afectando al pensamiento y a las acciones de la persona.

La forma de cómo las personas se sienten tiene una influencia muy importante en su comportamiento laboral. Contrariamente a lo que se piensa, los sentimientos son un factor preponderante en el mundo del trabajo; todos tenemos sentimientos y es una necesidad relacionarse, especialmente cuando consideramos la cantidad de tiempo que invertimos en el medio laboral.

En el trabajo entre las emociones más habituales podemos encontrar: la satisfacción, la confianza, el entusiasmo, la alegría, el enfado, el pesimismo, la desesperación, el orgullo, el miedo, la ansiedad, la decepción, la frustración,  la preocupación, la incertidumbre, la culpa, la tristeza, etc.

Las emociones no son en sí mismas negativas ni positivas, depende del significado que se les otorgue. Los eventos tampoco tienen un significado emocional, es nuestra interpretación de ellos la que distorsiona frecuentemente la realidad. Gestionar las emociones significa algo muy distinto a extinguirlas, implica entenderlas, regularlas y canalizarlas dirigiendo las situaciones a nuestro beneficio y el de la organización.

Es muy importante una gestión  adecuada de las emociones ya que de lo contrario puede dificultarse la comunicación, se producen conflictos, se deterioran las relaciones interpersonales, lo que afecta al desempeño y por tanto baja el nivel de productividad en la empresa.

El enfado, por ejemplo, en el contexto del trabajo es una experiencia que influye en la forma de pensar, de sentir y de actuar. El enfado afecta la memoria, la creatividad y la concentración se debilita, los pensamientos se transforman en acusatorios, exagerados, rígidos; se asume todo como un hecho, nos volvemos irracionales. Puede manifestarse con retrasos diarios, sabotear a un colega, convertirlo en rival y desechar ideas de compañeros de equipo. Las investigaciones indican que los individuos que saben gestionar el enojo o enfado en la empresa son mucho más exitosos que los que no saben hacerlo. Puede llegar a ser una emoción muy destructiva y crear el llamado “efecto enojo” que influye negativamente en el clima laboral.

Advisor Abbate Inteligencia Emocional.png

Incrementando el Capital Emocional de la organización, aumentaremos la energía personal, la motivación, la claridad de la misión, el compromiso con los objetivos de la empresa, lo que se traducirá en un incremento en la satisfacción personal y en la productividad. La importancia del Capital Emocional en la organización es indiscutible y puede convertirse en una fuente de energía positiva o negativa; esto dependerá de la Inteligencia Emocional de la gente.

A través de la Inteligencia Emocional podemos optimizar el desempeño personal, la comunicación y por consiguiente el clima laboral. La gente sentirá que es tomada en cuenta lo que podrá disminuir el absentismo y la rotación. También, a través del desarrollo de la Inteligencia Emocional surgirán líderes internos y se optimizarán las habilidades de liderazgo en los puestos directivos.

Los expertos coinciden hoy en día en que escalar posiciones rápidamente en la empresa depende más que nada de un alto grado de Inteligencia Emocional y quienes posean este “ingrediente” obtendrán más éxito, se sentirán más realizados y disfrutarán del respeto de sus directivos, compañeros y subalternos. Además estarán más satisfechos con su vida, su sistema inmunológico se fortalecerá y como consecuencia su estado de salud.

 

La innovación en las oficinas en el intento de aumentar la productividad

Advisor Abbate Innovación en el trabajo

El factor motivacional es uno de los muchos factores que inciden de forma directa en la productividad de una empresa por lo que será clave que las organizaciones cuenten con empleados estimulados para poder alcanzar sus objetivos a corto y largo plazo. Muchas empresas ya son conscientes de la importancia del factor motivacional y ya están invirtiendo en este aspecto realizado integraciones de forma regular como ofreciendo buenos salarios, incentivos, adaptar y transformar en lugar de trabajo en un lugar más acogedor siendo este último aspecto comentado el tema a tratar en el presente artículo.

“El escenario en que tienen lugar las actividades laborales ha cambiado a lo largo de los años y el paradigma de la humanización empresarial, que combatió fuertemente las teorías mecanicistas de los clásicos, ha influido fuertemente en este cambio, pasando de lugares de trabajo donde las condiciones eran pésimas a la inclusión de la seguridad industrial, las normas de higiene, etc. en los lugares de trabajo. A todo este proceso se le ha denominado la innovación en el lugar de trabajo.”

La colaboración, la creatividad y la innovación son aspectos  importantes por lo que las empresas deben promover entornos de trabajo que conecten con la cultura de la empresa, entornos de trabajo conectados, que estimulen el conocimiento  y que fomenten la transparencia de la información para conseguir acelerar el aprendizaje y la innovación, entornos en los que lo empleados puedan reunirse y trabajar juntos, espacios que ayuden a la inspiración y a la concentración y provoquen ideas creativas. En un entorno agradable los empleados se sienten más orgullosos de formar parte de la empresa y facilita la atracción del talento. Asimismo los entornos de trabajo de las empresas comunican sus valores, su cultura y su identidad.

Uno de los casos más conocidos sobre innovación en el lugar del trabajo es el caso Google que ha transformado el lugar de trabajo para proporcionar un ambiente propicio para el nacimiento de ideas como las que lo han llevado hasta la cumbre que hoy en día ha alcanzado. Otros casos también conocidos es el de Silicon Valley y el de otras muchas sedes de multinacionales a lo largo y ancho del globo. Por lo tanto este tipo de espacios de trabajo se está extendiendo y va aumentando el número de empresas que están transformando sus espacios de trabajo y adaptándolos  a las nuevas dinámicas del siglo XXI y se van convirtiendo de esta manera en tendencia y aumentando sus niveles de productividad y haciendo de ellas entes más competitivos. Algunos casos de empresas que están llevando a cabo esta innovación en los lugares de trabajo se pueden contemplar en las webs de estudios de arquitectura especializados como O+A en Estados Unidos o 3G-Office en España.

No obstante, es evidente que todavía queda un largo camino para que la mayoría de los empleados se puedan beneficiar  de esta innovación en espacios de trabajo en las empresas por lo que desde Advisor Abbate animamos a las compañías a que apuesten por la innovación de sus espacios de trabajo y los adapten a las necesidades y dinámicas laborales actuales.

Silicon Valley Advisor Abbate

La honestidad en la empresa como ventaja competitiva

 

honestidad empresarial

En el mundo empresarial muchos aspectos están en continuo cambio -como comentamos frecuentemente en Advisor Abbate desde estas páginas.

Hoy hablaremos de como muchas empresas pueden tener la sensación de ser homologables en lo que se espera de ellas cuando en la realidad puedan no serlo. Una compañía puede, en general, ser transparente en su política de precios, tener productos fiables y de calidad y tener una imagen bien posicionada. Pero en este mundo competitivo donde el consumidor y sus valores impregnan y condicionan el mercado todo esto no es suficiente.

Muchas organizaciones con su negocio consolidado siguen facturando de manera continuada beneficiándose de errores o de la ignorancia de sus clientes o con acciones deliberadas de omisión de información que podría ser relevante para las decisiones de los consumidores. Pero cada vez será más difícil hacer crecer o mantener los ingresos basándose en esas prácticas. Persistir en esa manera de hacer irá en contra de esas compañías.

La transparencia será cada vez más relevante y los avances tecnológicos no harán más que favorecerla. La interacción de los clientes con las herramientas tecnológicas la facilitará y, al fin y al cabo, la naturaleza social de los seres humanos tendrá una reflejo en las posibilidades de conocer qué hay detrás de las empresas a las que compran directa o indirectamente.

En cierta manera se extremará la manera de hacer negocios en relación al cliente y la competición también será feroz para demostrar la autenticidad de los negocios en relación a los valores que impongan los consumidores. Y esto requerirá que las empresas sean correctas y confiables y que sus acciones sean, demanera demostrable, apropiadas para las decisiones de los clientes. Esto no debe de ser una mera táctica comercial o de posicionamiento, sino que debe estar integrado en el ADN de la empresa.

El cambio de paradigma a este tipo de comportamiento empresarial va mucho más allá de implantar políticas de responsabilidad social corporativaSe trata de hacer que la empresa sea confiable de manera genuina y esto requerirá invertir en recursos y un buen uso de la experiencia y del talento . El objetivo será que la percepción positiva del cliente en términos de confiabilidad, respetabilidad, fiabilidad y honestidad sea clara y sostenida en el tiempo. La visión debe ir más allá del corto plazo.

Satisfacción-del-cliente advisor abbate.jpg

Está demanda impulsada desde el lado del cliente conllevará una estandarización de lo que se considera una empresa confiable, unos mínimos hacia los que tendrán que converger las empresas que quieran sobrevivir.

Os invitamos a que, como emprendedores, profesionales, y también como consumidores, nos digáis como véis este proceso hacia las empresas confiable.