Emprender con éxito

Según Sangeeta Bharadwaj Badal hay algunas personas con talento innato para los negocios. En base a un estudio de sobre 2.500 emprendedores en Estados Unidos se concluyó que  hay diez características del talento necesario para emprender con éxito:

Advisor Abbate emprender con éxito

  1. Orientación al negocio. Toman decisiones basadas en su efecto en los beneficios  ya sea en base a lo observado o respecto a las previsiones.
  1. Confianza.Se conocen a ellos mismos y tienen un gran entendimiento sobre las motivaciones de las demás personas.
  1. Pensamiento creativo. A partir de un producto o idea existente tienen creatividad suficiente como para evolucionarlo a algo mejor
  1. Capacidad de delegación. No temen que sus colaboradores les asistan. Entienden perfectamente que no pueden hacer todo por ellos mismos y trasladan acciones y tomas de decisiones a otros.
  1. Determinación. Es intrínseco a la actividad empresarial atravesar momentos difíciles, esto puede hacer que muchos abandonen pero la perseverancia puede ser clave para el éxito.
  1. Capacidad de búsqueda. Para tener éxito hay que estar siempre atento a cualquier visión que afecte al nuestro mercado y buscando siempre el conocimiento relevante que pueda aportar a nuestro negocio.
  1. Independencia. Sin que signifique necesariamente trabajar solos nos referimos a la autonomía y a la capacidad de hacer posible cualquier cosa que se necesite para que el negocio prospere.
  1. Capacidad de promoción. Tendremos que asumir que nadie mejor que el propietario  de un negocio puede promocionarlo y tenemos que desarrollar la capacidad de explicar en qué consiste y de convencer a otros del valor que aporta.
  1. Capacidad de construir relaciones. Hay que entender que otras  personas en relación a nuestro negocio pueden ser claves y que hay que construir relaciones con aquellas que puedan ayudar a su supervivencia y crecimiento.
  1. Asunción de riesgos. Cualquier nueva iniciativa económica implica riesgos, los emprendedores que tienen éxito suelen tener un conocimiento instintivo de como mitigar y gestionar esas situaciones.

Según este estudio los emprendedores que tienen mejor desempeño son aquellos que pueden utilizar su talento natural. Realmente la formación es muy útil pero tener habilidades innatas para aplicar en el trabajo ayuda enormemente.

Advisor Abbate emprender con éxito 2

Tratemos de identificar esas aptitudes personales veamos si están orientadas a las ventas, a la generación de ideas, a la organización, etc. Al tenerlas identificadas veamos qué acciones se requieren para desarrollarlas aún más. En cuanto a aquellas partes del negocio para las que no tenemos capacidades o interés habrá que buscar a otros recursos con el talento necesario para desempeñarlas. Es fundamental, por tanto, graduar y combinar la actuación en cuanto a nuestras propias habilidades con las del resto de personas que necesitemos para hacer crecer de manera consistente nuestro negocio.

Anuncios

Como superar barreras mentales

Ante un reto profesional o al emprender una nueva actividad, como pueda ser una singladura empresarial, solemos hacer hincapié en aspectos que intentamos concretar y cuantificar, el capital necesario, previsiones de ingresos, gastos en que incurriremos, etc. Imbuidos en esas actividades podemos dejar de lado algo sumamente importante, que es nuestra preparación mental para aquello en que vamos a iniciar. No hacerlo convenientemente podría suponer que nos creáramos una barrera mental que nos pudiera llegar a inmovilizar en algún momento.

Advisor Abbate superar barreras 1

Necesitaremos un “plus” de nosotros mismos para esta aventura que vamos a emprender. En ella habrá diversos objetivos que definir y tendremos que ser fuertes mentalmente para lograrlos, además tendremos que estar preparados para superar las adversidades que de una u otra manera nos podríamos llegar a encontrar y también será relevante tener la capacidad de aprendizaje que nos requerirá la realidad y las exigencias de nuestro reto.

Para conseguirlo no son necesarias metodologías complicadas, el sentido común contrastado con la experiencia de muchas personas nos ha hecho ver que prácticas como estas nos pueden llevar a cultivar nuestra fortaleza mental:

La lectura. Simple, tradicional y en cambio un hábito que quizá en nuestra vida hiperocupada hayamos podido desplazar. Recuperemos nuestro tiempo de lectura para poder afilar nuestros pensamientos en ese volumen dimensional que crearemos en nuestra mente al zambullirnos en la lectura. Ese espacio mental estará más abonado para la imaginación y el pensamiento creativo.

Pensemos previamente en el aporte que nos puedan dar diferentes tipos de lectura y establezcamos un objetivo en, por ejemplo simplemente dos listas, una que sea para un puro esparcimiento para la mente con títulos de entretenimiento de ficción o no de la temáticas que nos gusten ya sean de humor, biografías o novelas. Y otra lista sobre cuestiones más relacionadas con nuestra actividad  o con la productividad o liderazgo.

Y marquémonos el número de títulos a leer cada trimestre y el tiempo aproximado a leer semanalmente.

La escritura. Otra idea simple aunque nos puede resultar algo más exigente que la anterior. Sin embargo los beneficios potenciales son grandes especialmente combinados con la creatividad que puede despertar la lectura. Para escribir hay que hacerlo sin miedo a no encontrar la manera de expresar nuestras ideas, no se trata de tenerlo todo claro sobre papel desde el principio, gran parte de la ganancia está en el proceso, nuestras ideas se van clarificando a medida que el proceso de escritura sigue y va corrigiendo las primeras palabras.

La relajación. Esto puede ser dificultoso para muchas personas ya que estamos inmersos en un mundo lleno de cuestiones que reclaman nuestra atención y que nos atraen a un carrusel de distracciones diversas, ya sean relacionales, profesionales o de mero entretenimiento. El estrés de atender a tantos frentes es un gran enemigo de nuestra salud y del éxito en la actividad que estemos emprendiendo. Practicar los hábitos que nos relajen y evadan como pueda ser una actividad física o de otro tipo puede ser un gran paso para encontrar ese espacio de dejar de lado las obligaciones por unos momentos. E incluso podemos ir más allá mediante la meditación lo cual nos permitiría vaciarnos durante el tiempo que la realizáramos, de manera que cuando volviéramos a nuestro frenesí habitual pudiéramos hacerlo más cargados de energía  y positivismo.

Blue arrow broke through the trouble.

La inteligencia relacional nos da una ventaja competitiva

La inteligencia relacional puede ser un factor diferencial y competitivo entre los líderes. Se define como la capacidad de conectar y estar presente en las interacciones que se tengan en cada momento aun cuando podamos tener una gran cantidad de tareas que puedan distraer nuestra atención.

Advisor Abbatte inteligencia relacional

Imaginemos que en una acción comercial estamos con un posible cliente con el que quedamos para comer, y mientras hablamos con él , estamos buena parte del tiempo con la vista pendiente del teléfono móvil, enviando mensajes y atentos a las interacciones en la pantalla. Esto sería un ejemplo de carencia de esta inteligencia relacional que bien podría resultar en no poder cerrar una operación. Somos conscientes de la necesidad del cliente, estamos ahí con él o ella, escuchamos y hablamos, pero estamos haciendo evidente de que no estamos al 100 % por esa persona, asumimos con normalidad que podemos estar simultaneando acciones con el smartphone mientras estamos en la reunión, pero realmente no, no tenemos la interacción esperada.

Jeremie Kubicek en 5 Gears: How to Be Present and Productive When There Is Never Enough Time  hace hincapié en que muchas personas en las interacciones en el trabajo nos focalizamos en el conocimiento que debe ser intercambiado, mostrado o ejecutado nuestras tareas y resalta que esa no es una ventaja competitiva. Y en  cambio  sí lo es la capacidad de conectar con otras personas. Sobresalir en esto supone una inteligencia relacional que incrementa las posibilidades de que a los demás les guste tratar con nosotros y por tanto la capacidad de influenciar

Esa inteligencia relacional se puede conseguir manejando 5 niveles o estados en los que podemos pasar durante nuestra jornada laboral, nos podemos manejar entre ellos como si fuesen cambios de marcha en un vehículo. La quinta marcha sería la de focalización, la cuarta sería el modo tarea, la tercera el modo social, la segunda el modo conexión y la primera el modo recarga. El primer paso para mejorar nuestra inteligencia relacional sería entender cuál es la marcha en la que tenemos tendencia a quedarnos atascados aunque cambiemos de actividad. Y una vez lo hagamos necesitaremos buscar puntos de referencia que sean desencadenantes para cambiar la marcha a la que sea conveniente por las actividades que vayamos a pasar a realizar en un momento determinado.

Advisor Abbatte inteligencia relacional 2

Si llega la hora de comer y lo hacemos con unos compañeros y estamos continuamente hablando del trabajo estaremos en el cuarta marcha cuando deberíamos de estar en la tercera. Y deberíamos de ser conscientes de ello para tener el control de nuestro estado y ser intencionales hacia desarrollar este aspecto de nuestra inteligencia.

3 pasos para afrontar un conflicto con el jefe

Enfrentarse a alguien es algo retador y aún más si se trata de nuestro jefe, si necesitáramos hacerlo la ansiedad que genera esta situación podría hacer que nos bloqueáramos  y no diéramos el paso.

Advisor Abbate conversación con jefe

Imaginemos  que en una reunión de equipo nuestro jefe hiciera un comentario sobre nuestro trabajo que creyéramos perjudicial para nosotros y fuera  de contexto. Nos iremos de la reunión pensando que eso es lo que piensa de nosotros.

A partir de ese momento en los encuentros que podamos tener con nuestro jefe estaremos muy sensibles a cuando no nos muestre amabilidad o simpatía y empezaremos a sospechar que podemos estar cerca de un despido, quizá intentaremos evitarle en espera de que si pasamos inadvertidos sus opiniones sobre nosotros vayan cayendo en el olvido.

Posiblemente empecemos a cultivar resentimiento y en cada interacción que tengamos con nuestro responsable nos sentiremos reafirmados de que está descontento con nosotros, de esta manera se retroalimentará nuestro descontento con esa persona.

En contraposición a esto tener una conversación que afronte el tema nos permitirá tener la oportunidad de ver que es lo que sucede en relación a nosotros y conocer la otra versión. Esto permitirá tener una base más sólida que la meramente especulativa para emprender las siguientes acciones que decidamos.

Aunque inicialmente esa reunión para confrontar la realidad nos de miedo tenemos que pensar que no realizarla nos dejará en un estado de duda continua que no mejorará nuestro bienestar pero si sí lo hacemos nos dará la posibilidad de despejar incógnitas y  tener mejores elementos de juicio sobre la situación, necesariamente tener ese conocimiento es bueno con lo cual, objetivamente, lo mejor es afrontar esa conversación.

Advisor Abbate conversación con jefe 2

Para reducir la ansiedad de llegar a ese punto deberíamos de prepararnos aquí recomendamos estos tres pasos:

Identificar el asunto

Hay que nombrarlo claramente e ir al grano, tenemos que afrontarlo, respecto al ejemplo anterior sería decir que queremos hablar sobre el efecto que ha tenido en nosotros el comentario en la reunión. Sencillo, y directo

Buscar el momento

Probablemente nuestro jefe esté muy ocupado y lo que queremos es tener un diálogo real, no un hacer un par de frases en un momento improvisado en el cual su mente esté ocupada en otras cuestiones, por tanto lo mejor es programar una reunión para tratar el asunto.

Preparar la reunión

Debería de ser una conversación, por tanto un intercambio de pareceres, no un discurso unilateral con nuestro responsable escuchando pasivamente, necesitamos que aclare su posición por lo que  preguntaremos directamente. Tratemos de averiguar antes cuales son las razones de la otra parte  y si puede haber algo más y si es así imagine que podría hacer para solventar eso. Para prepararlo hagámonos preguntas incluyendo las que vayan en torno a cómo hemos contribuido nosotros al asunto. Tomemos notas.

Cuando finalmente nos reunamos todo esto nos ayudará cuando nuestro jefe comience a explicar su visión y también será útil de cara a determinar los pasos para la resolución del tema.

Estos simples pasos nos podrán ayudar en ese tipo de situaciones y démonos cuenta que se basan en que nosotros asumamos nuestra responsabilidad en el trabajo para afrontar cualquier tipo de situación.

Quiero tener mi propio negocio

caracteristicas-emprendedor-exitoso Advisor Abbate

Empezar un negocio y dirigir una empresa requiere de 3 aspectos fundamentales como lo son la motivación, el deseo y el talento.

Para aumentar la oportunidad de éxito de la empresa que se quiere crear es necesario tomarse el tiempo necesario para explorar y evaluar las metas personales y comerciales. Con esa información se podrá diseñar un plan de negocio bien pensado que ayudará a alcanzar mejor las metas.

El proceso de desarrollo de un plan comercial ayudará a reflexionar sobre algunos problemas importantes que el emprendedor puede que no haya considerado antes. De este modo el plan servirá de herramienta muy valiosa  cuando se tome la decisión de invertir dinero en el negocio.

Antes de empezar es importante enumerar las razones por las que se desea entrar en ese negocio. Algunas de las razones más comunes para empezar un negocio son:

  • Querer ser su propio jefe.
  • Querer independencia financiera.
  • Querer  libertad creativa.
  • Querer usar totalmente sus habilidades y conocimiento.

Una vez respondidas a estas preguntas es necesario determinar cuál es el tipo de negocio más adecuado para Usted. Para ello será recomendable responder también a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué me gustaría hacer con mi tiempo?
  • ¿Qué habilidades técnicas he aprendido o he desarrollado?
  • Las personas dicen que yo soy bueno…¿para qué?
  • ¿Cuento con el apoyo de mi familia?
  • ¿De cuánto tiempo  dispongo para llevar a cabo un negocio exitoso?

A partir de aquí será importante  identificar la posición que el negocio ocupará, haciendo una investigación para dar respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿En qué negocio estoy interesado?
  • ¿Qué productos venderé?
  • ¿Es mi idea práctica, y llenará una necesidad?
  • ¿Quién es mi competencia?
  • ¿Qué ventaja ofrece mi negocio respecto a lo que ofrecen las empresas ya existentes?
  • ¿Puedo ofrecer un servicio de calidad?
  • ¿Puedo crear una demanda para mi negocio?

Antes de desarrollar el plan es fundamental hacer una Lista Pre-Negocio y para tal fin se deberían de responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué habilidades y experiencia aporto al negocio?
  • ¿Cuál será mi estructura legal?
  • ¿Qué tipo de seguro necesitaré?
  • ¿Qué me compensaré?
  • ¿Con qué recursos dispongo?
  • ¿Qué tipo de financiamiento necesito?
  • ¿Dónde se localizará mi negocio?
  • ¿Cuál será el nombre del negocio?

Con las respuestas obtenidas se podrá crear un enfoque del plan comercial, una de las piedras angulares más importantes del comienzo de un negocio. El plan comercial deberá incluir cómo será el negocio, de qué manera operará, se gestionará y se capitalizará.

Advisor Abbate ofrece asesoramiento para preparar un plan sólido con todos los ingredientes fundamentales para alcanzar un plan de negocio exitoso.

Una vez haya finalizado el prototipo del plan comercial se ha de repasar, pedir opinión de socios y expertos y se ha de tener en cuenta que este plan es un documento flexible que debe cambiarse a medida que el negocio va creciendo.

 

 

8 aspectos importantes para desarrollar habilidades de pensamiento estratégico en los negocios.

Pensamiento estratégico II Advisor Abbate“Los pensadores estratégicos son capaces de ver el panorama general y también la forma de alcanzarlo”

El pensamiento estratégico permite trazar un Plan de acción para la empresa. Es un proceso en el que se desarrolla una visión para tu negocio y luego trabaja hacia atrás para desarrollar un plan para llevar a cabo esa visión.

Es imposible conseguir una visión sin una estrategia y sin visión, un negocio no tendrá ningún sentido.

El pensamiento estratégico implica el desarrollo de habilidades de creatividad, de trabajo en equipo, de resolución de problemas, de pensamiento crítico y de flexibilidad.

¿Cómo aprender a pensar estratégicamente?

-Examinar el status quo:

Las habilidades de pensamiento estratégico requieren examinar de manera crítica la manera habitual de hacer las cosas con el objetivo de determinar si esa es la manera en la que  realmente se deben hacer.

Los pensadores estratégicos están dispuestos a mirar más allá de la norma para encontrar maneras más eficientes y creativas de hacer las cosas.

-Mirar el bosque, no los árboles:

Los pensadores estratégicos no se atascan por aspectos de la administración de los problemas del día a día.

Los pensadores estratégicos miran a la organización en su conjunto para evaluar los atributos y las áreas de oportunidad.

 –Centrarse en el futuro:

El pensamiento estratégico es la meta orientada y guiada por una visión para el futuro de una empresa. Cuando se están desarrollando estrategias para el crecimiento del negocio, estas estrategias deben haber definido claramente los objetivos y las metas que contribuyen a la visión global de la empresa.

-Aspectos Externos:

Cuando se desarrolla un plan estratégico son mucho los aspectos externos a considerar debido a que  pueden afectar la forma de planear el futuro empresarial. Entre los más importantes están las regulaciones gubernamentales, las condiciones de mercado,  los desarrollos legales, las condiciones de mercado, los factores económicos y los desarrollos tecnológicos.

-Información relevante del sector:

Es clave estudiar el mercado, sobre todo en industrias impulsadas por productos, este aspecto ayudará a combinar la visión de la empresa con las expectativas del consumidor.

-Comprobar los hechos:

A pesar de que el pensamiento estratégico consiste en hacer predicciones sobre el futuro, las predicciones deben ser realistas. Será importante recopilar datos clave incluyendo informes financieros de la empresa y los análisis de la industria o sector que corresponda para actualizar las predicciones de la empresa y ayudar a llevar a cabo objetivos basados en la realidad.

-Analizar la estructura de la empresa:

Es importante estudiar la estructura de la empresa y evaluar la manera que el equipo se puede adaptar en las estrategias para el futuro. Puede ocurrir que la empresa necesite reorganizar al equipo para poder llegar a lograr las metas.

-Anticipar los retos:

Una parte del pensamiento estratégico es ser capaz de predecir los  problemas que van a surgir y elaborar un plan para hacer frente a esos posibles problemas antes de que sucedan.

Un asesor experto puede ser de gran ayuda para las empresas que quieran llevar a cabo un buen plan estratégico.

¿Aplica tu empresa algún plan estrátegico? ¿Tu empresa Incentiva el pensamiento estratégico? Cuéntanos tus experiencias. T

Pensamiento Estratégico Advisor Abbate

Ser freelance y el autoempleo: tendencias del futuro

Ser Freelancer o autoempleo Advisor Abbate

Una de las tendencias de futuro será el autoempleo o bien trabajar para otros como freelance. En un futuro no muy lejano el 50% de los puestos de trabajo será por proyectos ya que muchas empresas tienen cada vez menos en su mente el incorporar puestos de trabajo con  empleados estables en sus plantillas debido al entorno de incertidumbre en el que vivimos.

En la aventura de autoemplearse o bien trabajar como freelance existen una serie de motivadores y de frenos que una persona debe analizar previamente antes de lanzarse a ello puesto que no todas las personas tienen la capacidad de autovenderse, de autogestionarse y de creer lo suficiente en su potencial como para vender los beneficios de su servicio o producto con respecto a la competencia.

Dos factores clave para tomar la decisión es definir un Business Plan para tener claro que puedes ofrecer al mercado y qué segmentos de mercado y en segundo lugar estar convencido de lo que se quiere hacer y en el caso de que no sea así reflexionar para poder encontrar aquello que motive lo suficiente como para invertir todo tu tiempo y tu espíritu en conseguirlo.

Una vez 100% convencido de lo que se puede aportar al mercado se han de pensar en los siguientes 5 aspectos:

  1. Estabilidad profesional y emocional:

Se ha de tener claro que el trabajo laboral en una empresa para toda la vida ha desaparecido. Por este motivo trabajar en una empresa en la que la mayoría de las veces las decisiones sobre el propio futuro profesional dependen más de otras personas que de cómo se realiza el propio trabajo, no ofrece estabilidad sino más bien inseguridad sobre el futuro.

Es cierto que cuando se decide emprender la peor parte es la incertidumbre de saber cómo funcionará el proyecto o empresa en el futuro pero también es cierto que no  se puede controlar el futuro ni trabajando por cuenta ajena ni trabajando para uno mismo.

Asimismo también es cierto que la persona que decide llevar a cabo su propio proyecto profesional su futuro depende de su propio esfuerzo e involucración y no de otros factores que desconoce y por lo tanto le ofrece una mayor seguridad emocional puesto que el emprendedor es el responsable de su futuro profesional.

  1. Riesgo

Depende del emprendedor conocer la inversión inicial que se necesitará hasta llegar a obtener beneficios reales de la facturación así cómo saber el momento para dejarlo o bien continuar. Como autónomo cuando se empieza a recoger los resultados del trabajo realizado la facturación puede ser incluso mayor que la que se obtiene con un salario de los que se están ofreciendo en el mercado laboral actual.

  1. Autonomía

El emprendedor es su propio jefe y por lo tanto se marca sus propios objetivos y metas. La parte negativa de este aspecto es que al trabajar para uno mismo puede llegar a trabajar más horas y es más difícil desconectar del trabajo.

  1. Flexibilidad

Trabajar para uno mismo permite tener flexibilidad a la hora de organizar el tiempo y el trabajo puesto que depende de uno mismo el horario, las horas, el lugar, cómo y con quién trabajas.

5. Creatividad

La persona que emprende suele ser todos los departamentos de la empresa por lo que ha de ser creativa e innovadora y estar al corriente de todas las novedades y tendencias para destacar sobre la competencia. Para tomar la decisión de autoemplearse o ser freelance es muy importante que la persona cuente con un espíritu multi-tasking. Como para poder obtener los resultados dependen de la propia involucración y  el propio esfuerzo, la capacidad de creatividad se maximiza y más si se compara con el hecho de  trabajar por cuenta ajena con un horario fijo y con tareas mono tema y repetitivas.  Muchas veces, los empleados por cuenta ajena acaban mermando su creatividad porque no le escuchan o sus ideas no se pueden llevar a cabo en una empresa marco.

freelance-work-ftr Advosr Abbate

La terrible palabra que frena la innovación

Decir sistematicamente NO a nuevas ideas puede tener unas consecuencias muy negativas en la capacidad de innovación de una organización. Este “no” muchas veces es automático y viene con inercias sobre las que habría que reflexionar. Negar la posibilidad a unas ideas puede formar parte de un método de selección o priorización establecido y claro que pueda permitir focalizarse y concentrarse en unas pocas propuestas que hayan sido aceptadas para así concentrar el talento y el esfuerzo a esas ideas escogidas. Esto formaría parte de una visión del liderazgo y de innovación avanzada como nos podría corroborar un asesor experto como Advisor Abbate.

No Advisor Abbate

Sin embargo, ¿Cuáles son los principales motivos que nos llevan a negar la posibilidad a nuevas ideas?

  1. La falta de tiempo. Como emprendedor o responsable en una compañía es difícil liderar a nuestros equipos mientras encaramos el resto de actividades y desafíos de nuestra actividad, esto puede producir una inercia de rechazo de nuevas propuestas al estar demasiado preocupado con muchos otros temas. Obviamente aquí es fundamental aprender a delegar tareas para poder focalizarse en lo más esencial para hacer crecer el negocio.
  2. La carencia de recursos. Esto es especialmente acuciante en pequeñas empresas sin el personal necesario para asumir varios proyectos de manera realista sin malgastar recursos humanos y financieros. Pero esto no debería de servir de excusa para descartar nuevas ideas. Las empresas grandes o pequeñas con amplitud de miras en cuanto a la innovación y deberían habilitar un canal para recabar posibles proyectos donde queden registrados y planificar también una periodicidad y proveer unos recursos para analizar esas ideas y provocar discusiones creativas que puedan generar utilidades para la compañía.
  3. El miedo al fracaso. Simplemente pensar en la dificultad de llevar a cabo algo nuevo puede desencadenar un temor a fallar lo cual hará probablemente que se deseche la idea. Aunque muchas de las propuestas que se generen no vayan a funcionar, es conveniente analizarlas con método y desde múltiples perspectivas ya que podrían evolucionar o transformarse en otra idea valiosa para la empresa.

Idea Advisor Abbate

Podemos concluir que independientemente de las razones para decir no a una idea, llegar a considerarla, darle una oportunidad y analizarla es un ejercicio valioso en sí mismo que además se va depurando con la experiencia, de tal manera que podremos ir desarrollando técnicas para evaluar eficientemente las nuevas propuestas y para sacar de ellos outputs provechosos. Con esos beneficios sería accesorio e irrelevante que finalmente la idea no se hubiera llevado a término con el planteamiento inicial.

Y, por supuesto, dejando de decir no de manera sistemática a las nuevas ideas, tendremos á el beneficio añadido de fomentar un ambiente receptivo a los proyectos del equipo de trabajo que podrá estimular su creatividad.

Liderazgo. Dejar de repetir errores.

Los viejos hábitos son difíciles de cambiar y en el mundo empresarial deberían de ser revisados cuando tienen una afectación negativa o cuando frenan ideas o acciones susceptibles de generar mejoras; realmente en los negocios es crucial aprender a no cometer errores.

Aprender de los errores Advisor Abbate

Los contratiempos no son necesariamente malos, y en procesos bien planificados y controlados de prueba y error los fallos forman parte del método y pueden proporcionar un aprendizaje valioso. Pero esto es otra cuestión, lo preocupante es la inercia en las equivocaciones que se repiten una y otra vez, y que se pueden incrustar en los procesos de la organización pudiendo llegar a suponer un riesgo muy relevante para la consecución del éxito en su actividad.

Luchar contra los hábitos que interfieren con nuestra actividad requiere atención constante. Una mentalidad innovadora por definición ya los combate y activa la creatividad. En ese estado mental se registran los problemas, el contexto, se analizan y se trata de buscar soluciones óptimas, es un estado de creatividad que “depura el modo error”.

errores-emprendedores Advisor Abbate

¿Cómo conseguir levantar la cabeza y tomar perspectiva desde fuera de una espiral negativa de hábitos nocivos y erróneos? Desde una perspectiva de conocimiento profundo de lo que es el liderazgo, ahí van algunas ideas:

  1. Cambie. Para evitar lo malos hábitos interrumpa otros que tengan que ver con la vida cotidiana, por ejemplo sus costumbres matinales o de camino al trabajo o el lugar en el que almuerza Una cadena de cambios en costumbres facilita hacer las cosas de manera diferente.
  2. Visualice las ideas. Ármese de una pizarra, rotulador, borrador, piezas de cartulina de colores y láncese a un brainstorming sin miedo de lanzar cualquier tipo de idea y de dibujarla en un tablero. Escriba las oportunidades y piense en los beneficios de focalizarse en ellas. Continúe el proceso y vaya depurándolo.
  3. Cambie la perspectiva. Trabaje seriamente en imaginarse en un rol diferente. Por mucho que confíe en que tenga una visión amplia capaz de entender otros puntos de vista, tiene realmente que ponerse en el lugar de otros, de sus colaboradores, clientes, proveedores y asesores.
  4. Observe sin prejuicios. Las ideas pre asumidas provocan automatismos, prejuicios que impiden discernir otros aspectos de una problemática o de un hecho y cortan de cuajo tener una mirada más profunda y libre. Es importante asegura la cadena observación-inspiración-creatividad.
  5. Permítase comportamientos “extraños”. Liberarse de lo convencional, dejar paso a lo divertido en el ambiente laboral, libera de rigideces que facilitan la creatividad o al menos el pensamiento diferente, use la imaginación y no tenga demasiada vergüenza en proponer iniciativas en su empresa, en su entorno o para sí mismo que le saquen de la monotonía.

Carrera profesional, una visión sostenible a largo plazo

Plantear la vida profesional como una carrera de fondo nos puede dar una perspectiva abierta a la estrategia y a la planificación. Esto es válido para muchos tipos de profesiones y actividades económicas. Desde una perspectiva de liderazgo de alto nivel lo es más aún, esto lo puede corroborar cualquier asesor con profundo conocimiento de lo que son las grandes exigencias del competitivo mundo económico actual. Para intentar hacer una carera profesional sostenible a largo plazo, podríamos basarnos en estas líneas generales:

Vida Profesional Advisor Abbate

1.  Hacer aprendizaje continuo. Hay que ser un estudiante perpetuo y no sólo en aspectos de tu área profesional sino también en otras y ya sea en enseñanzas regladas o no. Estamos viviendo en una época de información accesible y hay que aprovecharla, todo conocimiento es poco y no importa la rentabilidad directa que se obtenga. Una mente entrenada en el aprendizaje es más permeable a las novedades, a la mejoras y a la innovación que tantas veces marcan la diferencia en los negocios.

2. Aprender de los errores. Piensa en esos momentos fallidos y analiza el contexto, sus causas y piensa en las clave de esos sucesos, descubre en qué punto se podían haber abortado o como se podía haber prevenido. Hay que hacer un aprendizaje intenso sobre los errores e intentar que no se repitan.

3. Realiza tu trabajo honestamente y trabajando duro. No es nada fácil tener éxito y no debe confiarse en obtenerlo basándose en la suerte si tenemos una buena idea y creemos que con el trabajo justo esto será visible y triunfaremos. Esto no es lo normal, y tenemos que tener honestidad con nosotros mismos y asumir que tendremos que dedicarnos intensa y extensamente a nuestro trabajo.

4. Trabaja con un objetivo. Realiza tus tareas sin olvidar el alcance de lo que pretendes conseguir, y ejecútalas con la mayor profesionalidad y eficiencia posibles, trata de conseguir una maestría en el desempeño de tu trabajo, sé un virtuoso de tu profesión sin perder de vista tu propósito.

Estrategia Advisor Abbate

5. Toma tus decisiones con perspectiva. Hay que sopesarlas teniendo en cuenta el largo plazo. Los conflictos entre lo inmediato y lo pospuesto en el tiempo aparecerán; la comodidad del corto plazo y sus beneficios, satisfacciones o recompensas pueden ser tentadoras, pero que esto no impida encontrar alternativas o contrastes con acciones cuyos beneficios sólo se vean al largo plazo. Valora cada situación y confía en aquello que tenga largo recorrido a la hora de tomar decisiones. Estrategia y planificación ante todo.