Liderazgo. Dejar de repetir errores.

Los viejos hábitos son difíciles de cambiar y en el mundo empresarial deberían de ser revisados cuando tienen una afectación negativa o cuando frenan ideas o acciones susceptibles de generar mejoras; realmente en los negocios es crucial aprender a no cometer errores.

Aprender de los errores Advisor Abbate

Los contratiempos no son necesariamente malos, y en procesos bien planificados y controlados de prueba y error los fallos forman parte del método y pueden proporcionar un aprendizaje valioso. Pero esto es otra cuestión, lo preocupante es la inercia en las equivocaciones que se repiten una y otra vez, y que se pueden incrustar en los procesos de la organización pudiendo llegar a suponer un riesgo muy relevante para la consecución del éxito en su actividad.

Luchar contra los hábitos que interfieren con nuestra actividad requiere atención constante. Una mentalidad innovadora por definición ya los combate y activa la creatividad. En ese estado mental se registran los problemas, el contexto, se analizan y se trata de buscar soluciones óptimas, es un estado de creatividad que “depura el modo error”.

errores-emprendedores Advisor Abbate

¿Cómo conseguir levantar la cabeza y tomar perspectiva desde fuera de una espiral negativa de hábitos nocivos y erróneos? Desde una perspectiva de conocimiento profundo de lo que es el liderazgo, ahí van algunas ideas:

  1. Cambie. Para evitar lo malos hábitos interrumpa otros que tengan que ver con la vida cotidiana, por ejemplo sus costumbres matinales o de camino al trabajo o el lugar en el que almuerza Una cadena de cambios en costumbres facilita hacer las cosas de manera diferente.
  2. Visualice las ideas. Ármese de una pizarra, rotulador, borrador, piezas de cartulina de colores y láncese a un brainstorming sin miedo de lanzar cualquier tipo de idea y de dibujarla en un tablero. Escriba las oportunidades y piense en los beneficios de focalizarse en ellas. Continúe el proceso y vaya depurándolo.
  3. Cambie la perspectiva. Trabaje seriamente en imaginarse en un rol diferente. Por mucho que confíe en que tenga una visión amplia capaz de entender otros puntos de vista, tiene realmente que ponerse en el lugar de otros, de sus colaboradores, clientes, proveedores y asesores.
  4. Observe sin prejuicios. Las ideas pre asumidas provocan automatismos, prejuicios que impiden discernir otros aspectos de una problemática o de un hecho y cortan de cuajo tener una mirada más profunda y libre. Es importante asegura la cadena observación-inspiración-creatividad.
  5. Permítase comportamientos “extraños”. Liberarse de lo convencional, dejar paso a lo divertido en el ambiente laboral, libera de rigideces que facilitan la creatividad o al menos el pensamiento diferente, use la imaginación y no tenga demasiada vergüenza en proponer iniciativas en su empresa, en su entorno o para sí mismo que le saquen de la monotonía.

Claves para emprender un cambio de la cultura de su empresa

Como directivo puede tener el poder de llevar a cabo muchas tareas importantes para cambiar de forma fácil las políticas de su empresa. Puede tener la capacidad de promover o rebajar la categoría de un empleado o bien contratar y despedir sin realizar un gran esfuerzo. Pero la tarea de llevar a cabo un cambio en la cultura asentada en una empresa es el reto más difícil al que un directivo se puede enfrentar. Para conseguirlo es imprescindible ganarse la confianza de las personas que colaboran con Usted y es imprescindible ser persuasivo y astuto.

En el camino hasta alcanzar el cambio existen cuatro obstáculos principales a superar:

  • Cognitivo: las personas han de tener una cierta comprensión de la necesidad de un cambio de estrategia.
  • Limitar recursos: se hacen necesarios posibles movimientos internos de algunos equipos en determinadas áreas de la empresa.
  • Motivación empleados: algo imprescindible para que se sientan involucrados con la aplicación de las nuevas estrategias que se lleven a cabo. Para ello es importante aprovechar al máximo las capacidades creativas de la plantilla identificando las fortalezas de los empleados y crear grupos en los que se combinen varios talentos. Para ello es importante mezclar a los trabajadores con diferentes niveles de experiencia. Una idea para intercambiar ideas es crear un espacio en el que el equipo se reúna durante una hora semanalmente para realizar un brainstorming. De esta manera se incentiva la innovación y se sentirán los propios protagonistas del cambio.
  • Política institucional: revisar los puntos de manera exhaustiva para detectar las prioridades y aspectos más relevantes a ser modificados.

Brainstorming Advisor Abbate

Para superar estos obstáculos es necesario realizar una profunda reflexión y buscar un nuevo enfoque. Para ellos es aconsejable llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Reconocer que los cambios se han de introducir de forma paulativa y no siempre es factible y aconsejable realizarlos a la misma vez. Para ello piense en las personas con más influencia en la empresa y empiece con ellas para conseguir su compromiso ya que el hecho de conseguir aliados es importante para que el resto de empleados acepten de forma más fácil la nueva situación.
  • Realice acciones en lugar de discursos para que los empleados puedan cerciorarse por ellos mismos de la necesidad de realizar el cambio que les propone.

Para todo este proceso es clave designar a un asesor que le aporte información privilegiada y que entre la plantilla cuente con una buena reputación y prestigio y a su vez este asesor le estará ayudando y apoyando mientras se llevan a cabo los cambios. De esta manera será más sencillo el diseño de la estrategia y la construcción de coaliciones para encaminar a la compañía en su nuevo rumbo.

Para llevar a cabo este proceso complejo es clave contar con la figura de un buen asesor para que el cambio que quiere que su empresa lleve a cabo se realice con éxito.

Asesor empresas Advisor Abbate