Emprender con éxito

Según Sangeeta Bharadwaj Badal hay algunas personas con talento innato para los negocios. En base a un estudio de sobre 2.500 emprendedores en Estados Unidos se concluyó que  hay diez características del talento necesario para emprender con éxito:

Advisor Abbate emprender con éxito

  1. Orientación al negocio. Toman decisiones basadas en su efecto en los beneficios  ya sea en base a lo observado o respecto a las previsiones.
  1. Confianza.Se conocen a ellos mismos y tienen un gran entendimiento sobre las motivaciones de las demás personas.
  1. Pensamiento creativo. A partir de un producto o idea existente tienen creatividad suficiente como para evolucionarlo a algo mejor
  1. Capacidad de delegación. No temen que sus colaboradores les asistan. Entienden perfectamente que no pueden hacer todo por ellos mismos y trasladan acciones y tomas de decisiones a otros.
  1. Determinación. Es intrínseco a la actividad empresarial atravesar momentos difíciles, esto puede hacer que muchos abandonen pero la perseverancia puede ser clave para el éxito.
  1. Capacidad de búsqueda. Para tener éxito hay que estar siempre atento a cualquier visión que afecte al nuestro mercado y buscando siempre el conocimiento relevante que pueda aportar a nuestro negocio.
  1. Independencia. Sin que signifique necesariamente trabajar solos nos referimos a la autonomía y a la capacidad de hacer posible cualquier cosa que se necesite para que el negocio prospere.
  1. Capacidad de promoción. Tendremos que asumir que nadie mejor que el propietario  de un negocio puede promocionarlo y tenemos que desarrollar la capacidad de explicar en qué consiste y de convencer a otros del valor que aporta.
  1. Capacidad de construir relaciones. Hay que entender que otras  personas en relación a nuestro negocio pueden ser claves y que hay que construir relaciones con aquellas que puedan ayudar a su supervivencia y crecimiento.
  1. Asunción de riesgos. Cualquier nueva iniciativa económica implica riesgos, los emprendedores que tienen éxito suelen tener un conocimiento instintivo de como mitigar y gestionar esas situaciones.

Según este estudio los emprendedores que tienen mejor desempeño son aquellos que pueden utilizar su talento natural. Realmente la formación es muy útil pero tener habilidades innatas para aplicar en el trabajo ayuda enormemente.

Advisor Abbate emprender con éxito 2

Tratemos de identificar esas aptitudes personales veamos si están orientadas a las ventas, a la generación de ideas, a la organización, etc. Al tenerlas identificadas veamos qué acciones se requieren para desarrollarlas aún más. En cuanto a aquellas partes del negocio para las que no tenemos capacidades o interés habrá que buscar a otros recursos con el talento necesario para desempeñarlas. Es fundamental, por tanto, graduar y combinar la actuación en cuanto a nuestras propias habilidades con las del resto de personas que necesitemos para hacer crecer de manera consistente nuestro negocio.

Anuncios

Emprendedores. Tomar distancia para repensar el negocio

La rutina puede suponer un obstáculo para que fluyan los diversos aspectos que componen la vida profesional y la personal. Si eso ocurre puede ser una señal de que hace falta tomar un descanso en el que se pueda reflexionar sobre valores, retos, creencias y que pueda llevarnos incluso a nuevos planteamientos, desafíos o pasiones.

Rutina Advisor Abbate

Enlazando con el concepto de innovación podríamos decir, simplificando, que durante siglos ha estado asociado a la exploración geográfica y a expansión territorial. Esa vía de la exploración ya está casi agotada o topa con límites, al tener ya todo el globo cartografiado y catalogado. Los grandes nombres de innovadores actuales que todos podemos tener en mente lo han sido por ser pioneros en términos de exploración de la manera de mejorar productos y servicios y en suma generar avances en nuestras vidas.

Un asesoramiento de alto nivel e integral en la visión del liderazgo y la innovación será de gran ayuda en este tema del que aquí trataremos de dar unas pautas.

El espacio y el tiempo para innovar normalmente no se encuentran en medio de nuestra rutina diaria. Para facilitarlo, necesitamos una escapada, tomar un descanso para pensar en cómo hacer crecer o impulsar su negocio o actividad. Esto nos puede proporcionar algunos beneficios:

1. Aprendizaje.

El seguir la línea marcada para el año está bien permite avanzar pero eso no garantiza que estemos aprendiendo a ser más eficaces. Por eso conviene tomar una pausa de esa rutina en la que podamos reflexionar y tomar perspectiva de lo que debemos aprender, no olvidemos que acción no es eficacia y que esta requiere aprendizaje.

2. Dejar las riendas para que el negocio crezca

Es muy común que los emprendedores tengan muchas reticencias a ceder responsabilidades, pero un buen líder debe construir un equipo en el que pueda confiar y delegar y esto puede facilitar el crecimiento del negocio.

Pausa en los negocios Adviseor Abbat

3. Movimiento y cambio como oportunidad para innovar.

Viajar a otra ciudad o país, o explorar algo no conocido en tu propia localidad o región, o cambiar de entorno y hábitos, emprendiendo incluso alguna nueva actividad como pudiera ser un curso son maneras de romper la rutina.

Y la naturaleza de la innovación es evitar la rutina, hacer las cosas de manera diferente, sin seguir los esquemas habituales. Esto facilita cuestionarse convenciones y nos abrimos a cosas que nunca hubiéramos previsto.

4. Relanzar el entusiasmo

En los inicios de un negocio se aúna pasión, dedicación y un esfuerzo considerable pero el tiempo diluye esa cantidad de energía. Tomar distancia puede permitir volver a pensar en los orígenes de la actividad y tratar de relanzar el espíritu emprendedor y el entusiasmo por el negocio.

5. Reflexionar

Al liberarse de las tareas del día a día se abre espacio y tiempo para la observación y la reflexión. Y eso facilita preguntarse qué es lo que realmente se quiere y que es bueno para nuestro negocio y para nuestra vida personal.

Claves para que las reuniones sean efectivas

reunion de ejecutivos advisor abbate

Puede haber muchos motivos que hagan que una reunión de trabajo vaya mal. El liderazgo debe ejercerse debidamente también en cuanto a la productividad de las reuniones como sin duda nos recomendaría un buen asesor.

Pero ¿cómo intentar que sean mejores? Existen 5 claves para conseguirlo:

1. Distribuir la agenda

Los asistentes necesitan saber antes el contenido de la reunión para que puedan prepararla adecuadamente. Cuando no se sabe que debe llevar o aportar a la reunión aumenta la probabilidad de que se vuelvan improductivas.Es conveniente tener la agenda preparada unos pocos días antes aunque puedan surgir detalles de última hora

  1. Resalte el objetivo de la reunión

El objetivo además de estar presente en la convocatoria y en la agenda no debe de olvidarse durante la reunión. Escribirlo de manera bien visible en una pizarra o en las cabeceras de la presentación es una buena manera de que cualquiera pueda recordarlo y señalarlo a otros en cualquier momento en que la atención se disperse hacia otros temas.

  1. Invitar a las personas adecuadas

Muchas reuniones se estancan porque asisten personas no apropiadas ni acordes a su objetivo. A veces una personas clave para la toma de decisiones no puede asistir y envía su número dos , que, cuando se enfrenta a una decisión en la reunión, tiene miedo de decidir porque él o ella no es el responsable. Si las personas adecuadas no están allí, no espere que el resultado de la reunión sea el correcto.

  1. Marcar un límite de tiempo

Tener un tiempo limitado a cumplir generará al menos dos efectos positivos:

  • Primero, que obliga a la gente a centrarse en la productividad.
  • Segundo, genera confianza porque, los asistentes aprenden que valora usted valora su tiempo especialmente si a medida que transcurre la reunión va siguiendo la agenda de la reunión dentro del marco temporal disponible.

check-list.jpg Advisor Abbate

  1. Hacer seguimiento

Hay tres tipos de personas en una reunión:

  • Los que están presentes: escuchan activamente y participan en los temas. Muchas veces piensan por delante del líder de la reunión ya que son gente orientada a resultados y se esfuerzan en aportar.
  • Los que asisten: lo hacen porque tienen que estar, y aportan cuando se les pregunta o se requiere algo de ellos, pero no son tan proactivos como la primer grupo.
  • Los que ocupan espacio: Cumplen con su presencia, pueden mostrar el mínimo interés que se requiera pero no participan en los temas relevantes.

De los tres tipos de asistentes, los grupos dos y tres – los que asisten y los que ocupan espacioson a los que se debería de seguir en la post reunión para que las acciones que dependan de ellos no se estanquen  y se lleven a cabo y para que en la próxima reunión tengan mayor implicación y responsabilidad .

Las reuniones no tienen que tener una connotación negativa. Hay conseguir que se vea su aspecto divertido, informativo, útil y crear un sentido compartido de propiedad para alcanzar objetivos futuros

 

Liderazgo: claves para saber delegar

DELEGAR advisor abbate

Un buen líder no debe dejarse llevar por inercias, costumbres o procedimientos que le conduzcan a realizar tareas improductivas. Hay que focalizarse en aquello en que su aportación directa es mayor y asumirlo como la acciones principales, para el resto hay que delegar convenientemente. Y esta es una de las habilidades básicas del liderazgo. El aprendizaje puede ser acelerado y guiado con asesor de alta calificación. En todo caso unos puntos clave a tener en cuenta en la delegación de tareas son:

  1. Identificación y definición de tareas

Desagregue las tareas a un nivel en el que estén claramente identificadas y de manera que se pueda hacer una asignación clara a cada una de recursos, resultado y plazos.

Se deben realizar las reuniones de seguimiento adecuadas para controlar, obtener información relevante, comprobar el avance, identificar riesgos y hacer revisiones si es necesario. Estás reuniones deberán estar centradas en la información básica necesaria, sin distracciones que no aporten al objetivo. Hay que hacer la difusión adecuada de esta información a todos los implicados. Establezca una periodicidad adecuada de estas reuniones.

  1. Asignación correcta de tareas

Las características de cada tarea nos indicarán qué tipo de perfil debería de asumirla. Los conocimientos y experiencias de las personas que se asignen deberían ser los adecuados.

Si hay tareas tediosas o rutinarias u otras que en cambio supongan retos y dificultades habrán claramente personas que puedan encajar en algunos de esos tipos de trabajo. Una asignación errónea tendría más probabilidades de no generar el resultado esperado.

Si existen dificultades para el correcto encaje de tareas y personas explique al equipo su importancia en el proyecto o en la acción global , detecte si es necesaria formación u otro tipo de apoyo.

Hay que tener expectativas altas pero sin sobrecargar al equipo.

FOTO EQUIPO PUZLE TAREAS advisor abbate

  1. Apoyo y comunicación

Como líder también se debe ser mentor y entrenador del equipo para que los miembros adquieran y aumenten sus habilidades y puedan liderar sus competencias y sentirse participes del progreso y el éxito del negocio.

El factor motivacional es vital y a ello contribuye enormemente ser constructivo y positivo en el diálogo y en las respuestas y en incentivos y reconocimientos justos.

Se deben tener las líneas de comunicación abiertas, y poder tomar el pulso a la situación en cuanto sea necesario.

  1. Usar el instinto

Hay que adquirir buenas habilidades de liderazgo, la experiencia  le permitirá más rápidamente identificar y ver similitudes con otros casos para tomar decisiones, se irá convirtiendo en algo intuitivo o reflejo.

No hay que olvidar la ganancia de una buena delegación y las ineficiencias a las que lleva un mala delegación.

La elección de las personas en las que delegar es clave, el instinto le ayudará, pero pondere objetivamente las decisiones.

En suma céntrese en el desarrollo y crecimiento de su actividad habiendo organizado previamente los procedimientos para que otros optimicen las tareas bajo su ámbito.