Vacaciones analógicas

Algunos de nosotros habremos vivido el dilema de desconectarnos de lo digital en nuestras vacaciones, de desconectarnos realmente. Y de hecho puede parecernos un reto librar nuestra maleta de cualquier dispositivo digital que forme parte de nuestro hábitat de trabajo o del uso de redes sociales.

Advisor Abbate lectura desconexión digital

En algunos casos puede haber una adicción al trabajo realmente clínica  en la que se sufra una ‘disonancia cognitiva’ [cuando se mantienen dos pensamientos que están en conflicto] provocada por el estrés de no estar trabajando y ser conscientes de la necesidad de desconectar y descansar.

Sea cual sea el nivel de “enganche” que tengamos a los aparatos electrónicos puede ser una buena idea desconectarnos de ellos de manera progresiva, a no ser que nos sentamos capaces de hacerlo de golpe.

Tengamos en cuenta que lo importante en vacaciones será desconectar y a relajarnos y eso además nos ayudará a volver con energías renovadas, lo que nos permitirá trabajar de manera más eficiente y productiva.

Además, distanciarnos de nuestros problemas y cotidianeidad nos ayudará a relativizarlos y nos podrá dar nuevas perspectivas para encontrar soluciones.

Reconozcamos la dificultad, realmente, incluso la manera de buscar las vacaciones está relacionada con las tecnología, miramos en internet, reservamos por una app luego queremos hacer unas selección de fotos para publicar en redes sociales, tener wi-fi  en nuestro alojamiento y pasar los ratos “libres” entre actividad y actividad, conectados a la red.

Y ¿por qué no? busquemos vacaciones para desconectarnos realmente, viajemos para olvidarnos de nuestro mundo habitual y para que ese mundo se olvide de nosotros, de tal modo que no necesitemos revisar nuestro smartphone ni correo. Es decir, vivamos una desintoxicación digital, viajar de una manera no tan lejana, donde una vez que llegabas al lugar la forma de obtener información se basaba en hablar con la gente y en socializarse.

Siempre habrán lugares sin WiFi o con malas o nulas conexiones móviles ,  podemos escoger destino teniéndolo en cuenta, pero cuanto más dependa nuestra “desintoxicación” de la capacidad de desprendernos nosotros mismos de nuestros dispositivos digitales mejor.

Advisor Abbate juegos analógicos

Suprimamos la instantaneidad de lo digital, por ejemplo para el importante hábito de la lectura leamos libros en papel, para informarnos leamos prensa escrita, escuchemos la radio, si somos aficionados a jugar,  seguro que encontramos otras maneras de satisfacer ese gusto sin recurrir a una pantalla si usamos las redes sociales centremos nuestra socialización en nuestro entorno cercano.

Al fin y al cabo cuando volvamos de nuestras vacaciones el mundo digital continuará ahí.

Anuncios

Desconectar en vacaciones

Muchos profesionales y emprendedores no pueden dedicar un mes entero a sus vacaciones. Durante esos periodos sin trabajar muchas personas siguen de alguna manera conectados a sus quehaceres profesionales, por ejemplo la mitad de los ejecutivos españoles consultan su correo electrónico al menos una vez al día y se reconocen incapaces de desconectar durante las vacaciones.

Out of office

Tengamos en cuenta que nuestra mente y nuestro cuerpo acumulan cansancio a lo largo del año y necesitan un respiro para poder funcionar al máximo a la vuelta del descanso estival.

Hoy daremos 6 claves para intentar desconectar

  1. Dejar trabajo cerrado o “encarrilado”. Antes de irnos de vacaciones, es aconsejable dejar el trabajo cerrado y controlado, al menos encaminado, avisando, por ejemplo, a los compañeros de lo que falta, De esta forma, se evitan las preocupaciones que puedan interrumpir la tranquilidad de las vacaciones.
  2. No mirar el correo. Una vez que ya estemos de vacaciones, una regla de oro por excelencia es no mirar el correo del trabajo pero, a veces, es difícil desconectar del todo (la responsabilidad, el tipo de trabajo, etc.). Hay a quien le produce más ansiedad no mirar los correos que mirarlos; por ello, en esos casos, es aconsejable que en vez de mirar el móvil a cada rato, se dedique un tiempo del día a hacerlo, y después tener todo el resto del tiempo para disfrutar sin pensar en nada más que en las vacaciones.
  3. Cambiar algunos hábitos ‘digitales’ por otros ‘analógicos’: leamos un libro, prensa impresa, resolvamos crucigramas y olvidemos las apps.
  4. Cambiar la rutina. Es importante que se note que estemos de vacaciones y, por ello, debemos cambiar de rutina por completo. Si hacemos poco ejercicio durante el año aprovechemos este periodo para que sean más activas. O si normalmente hacemos mucho bajemos un poco el nivel y el tiempo para dedicarlo a actividades diferentes.
  5. Compartir las vacaciones. Compartir con nuestra familia y amigos es una de las cosas más positivas que tienen las vacaciones. Disfrutemos el tiempo con ellos sin prisas, sin rigideces, mejor tomarse las cosas de forma más relajada y entendiendo que los planes pueden no salir como uno quieren. Cultivemos el sentido del humor y evitemos enfadarnos con banalidades. Y busquemos también huecos para dedicarnos tiempo a nosotros mismos, a nuestras aficiones personales o rutinas y desde luego la lectura.
  6. Dormir bien. Por la noche se debe intentar dormir sin preocupaciones para asegurar un buen descanso, y si es posible hacer una siesta después de comer para reponer fuerzas.Advisor Abbate-desconectar-en-vacaciones 3

.