Ser freelance y el autoempleo: tendencias del futuro

Ser Freelancer o autoempleo Advisor Abbate

Una de las tendencias de futuro será el autoempleo o bien trabajar para otros como freelance. En un futuro no muy lejano el 50% de los puestos de trabajo será por proyectos ya que muchas empresas tienen cada vez menos en su mente el incorporar puestos de trabajo con  empleados estables en sus plantillas debido al entorno de incertidumbre en el que vivimos.

En la aventura de autoemplearse o bien trabajar como freelance existen una serie de motivadores y de frenos que una persona debe analizar previamente antes de lanzarse a ello puesto que no todas las personas tienen la capacidad de autovenderse, de autogestionarse y de creer lo suficiente en su potencial como para vender los beneficios de su servicio o producto con respecto a la competencia.

Dos factores clave para tomar la decisión es definir un Business Plan para tener claro que puedes ofrecer al mercado y qué segmentos de mercado y en segundo lugar estar convencido de lo que se quiere hacer y en el caso de que no sea así reflexionar para poder encontrar aquello que motive lo suficiente como para invertir todo tu tiempo y tu espíritu en conseguirlo.

Una vez 100% convencido de lo que se puede aportar al mercado se han de pensar en los siguientes 5 aspectos:

  1. Estabilidad profesional y emocional:

Se ha de tener claro que el trabajo laboral en una empresa para toda la vida ha desaparecido. Por este motivo trabajar en una empresa en la que la mayoría de las veces las decisiones sobre el propio futuro profesional dependen más de otras personas que de cómo se realiza el propio trabajo, no ofrece estabilidad sino más bien inseguridad sobre el futuro.

Es cierto que cuando se decide emprender la peor parte es la incertidumbre de saber cómo funcionará el proyecto o empresa en el futuro pero también es cierto que no  se puede controlar el futuro ni trabajando por cuenta ajena ni trabajando para uno mismo.

Asimismo también es cierto que la persona que decide llevar a cabo su propio proyecto profesional su futuro depende de su propio esfuerzo e involucración y no de otros factores que desconoce y por lo tanto le ofrece una mayor seguridad emocional puesto que el emprendedor es el responsable de su futuro profesional.

  1. Riesgo

Depende del emprendedor conocer la inversión inicial que se necesitará hasta llegar a obtener beneficios reales de la facturación así cómo saber el momento para dejarlo o bien continuar. Como autónomo cuando se empieza a recoger los resultados del trabajo realizado la facturación puede ser incluso mayor que la que se obtiene con un salario de los que se están ofreciendo en el mercado laboral actual.

  1. Autonomía

El emprendedor es su propio jefe y por lo tanto se marca sus propios objetivos y metas. La parte negativa de este aspecto es que al trabajar para uno mismo puede llegar a trabajar más horas y es más difícil desconectar del trabajo.

  1. Flexibilidad

Trabajar para uno mismo permite tener flexibilidad a la hora de organizar el tiempo y el trabajo puesto que depende de uno mismo el horario, las horas, el lugar, cómo y con quién trabajas.

5. Creatividad

La persona que emprende suele ser todos los departamentos de la empresa por lo que ha de ser creativa e innovadora y estar al corriente de todas las novedades y tendencias para destacar sobre la competencia. Para tomar la decisión de autoemplearse o ser freelance es muy importante que la persona cuente con un espíritu multi-tasking. Como para poder obtener los resultados dependen de la propia involucración y  el propio esfuerzo, la capacidad de creatividad se maximiza y más si se compara con el hecho de  trabajar por cuenta ajena con un horario fijo y con tareas mono tema y repetitivas.  Muchas veces, los empleados por cuenta ajena acaban mermando su creatividad porque no le escuchan o sus ideas no se pueden llevar a cabo en una empresa marco.

freelance-work-ftr Advosr Abbate

Co-working hervidero de emprendedores, empresas y conocimiento

Co-working Advisor Abbate

El co-working es una manera de trabajar de emprendedores, autónomos, profesionales independientes y pymes que facilita que puedan hacerlo en un mismo espacio de trabajo ya sea físico o virtual. Cada uno de estos individuos o grupos se dedican a sus propias actividades en ese espacio compartido.

Co-working y disminución de costes

Por el pago de unas cuotas se tiene derecho al uso de ese espacio a modo de oficina o estudio y determinados equipamientos y servicios como impresoras, teléfonos, conexiones a internet, etc.

Este espacio es común a otros co-workers y este sistema proporciona una manera económica de acceder a unas oficinas y a unas infraestructuras. Ese carácter flexible y práctico permite a muchos profesionales establecer un lugar permanente de trabajo, sin ataduras asociadas a contratos por servicios y suministros, dónde la permanencia mínima puede cambiarse con facilidad.

En los lugares donde existe una oferta amplia de este tipo de espacios la elección por ubicación geográfica es otro factor importante de reducción de costes de desplazamientos y de ahorro de tiempo.

Co-working, Networking y Startups

Este hábitat promueve un espíritu cooperativo que puede llevar a cruzar intereses de diferentes sectores y hacer confluir los proyectos profesionales iniciales con los de otros co-workers, o pudiendo llegar incluso a relaciones cliente-proveedor, asociaciones entre varios freelance, etc. Las posibles sinergias pueden ser un aliciente o un producto de esta manera de trabajar y son mayores en determinados sectores con gran efervescencia de startups en las que las posibilidades de expansión del conocimiento se multipliquen. En suma el Networking florece en este microsistema empresarial.

Start Up Co-working Advisor AbbateEn todo caso es frecuente entre los trabajadores habituales de este tipo de espacios que, más allá de las vinculaciones profesionales efectivas, se genere un sentimiento de pertenencia a una comunidad y a una manera de hacer y de ser.

El modelo de co-working se contrapone en cierta manera al de las incubadoras de empresas y los centros de negocios impulsados a menudo exógenamente por organismos públicos o privados ya que este otro sistema no fomenta de la misma manera la vida social o colaborativa, ni las prácticas de gestión cercanas a las de una cooperativa y su atención especial en la comunidad.

Modelo en Expansión

Este tipo de espacios están multiplicando su número tanto en los países más avanzados como en muchas de las economías emergentes.

También tienen una función importante para el nomadismo de profesionales que viajan por todo el mundo con sus ordenadores portátiles y/o para realizar su trabajo y que pueden necesitar puntualmente una cierta infraestructura.