La computación cuántica

Probablemente y habremos escuchado más de una vez el término computación cuántica y en esta ocasión desde Advisor Abbate vamos dar una explicación básica  del concepto.

Advisor Abbate computación cuántica 1

Empezamos señalado algo que aunque conocido no deja de ser espectacular y es que nuestros portátiles o smartphones en un tamaño reducidísimos tienen una potencia de cálculo, rendimiento y memoria que dista un abismo de las de los primeros computadores y que multiplica por muchísimo la de los primeros ordenadores comerciales. Y aun así estamos hablando de un mismo modelo de proceso de información binaria, los famosos unos y ceros de la informática. A pesar de este progreso llegará un momento en que la ganancia en miniaturización, consumo y otros parámetros irá encontrándose límites.

La computación cuántica podría permitir saltar esas barreras y llegar a una rapidez increíble  en la resolución de grandes complejidades. Pero esto representa un nuevo paradigma ya que se basa en conceptos de física cuántica en las que a un nivel más que microscópico se trata con partículas (cada una sería un qubit) que pueden presentar varios valores  la vez. Esta superposición de estados y su entrelazamiento permite realizar varias operaciones simultáneas sobre un único qubit, que es lo que da una potencia exponencial a diferencia de la linealidad de la computación tradicional binaria basada en ceros y unos.

Las aplicaciones iniciales más claras que se vislumbran son aquellas que necesitan manejar cantidades de datos ingentes y que incluso en los más rápidos supercomputadores actuales requerirían muchísimo tiempo. Ese tratamiento hipercomplejo de problemas encuentra un campo claro en el científico en disciplinas como astrofísica así como en la investigación química o farmacéutica, también en áreas como la inteligencia artificial, en la seguridad o en la gestión de complejidades en controles logísticos o de tráfico (especialmente cuando el vehículo autónomo sea el predomínate en nuestra sociedad).

No obstante la computación cuántica se encuentra todavía en una fase experimental (cerca todavía de la base teórica) y existen grandes retos para mantener esas moléculas que representarán los qubits en un estado estable, creando el entorno que las aísle de las interferencias o ruidos que puedan alterar su comportamiento y también representa problemas la medición adecuada de dichos estados. Por ello es posible que todavía quede mucho tiempo hasta llegar a mínimo punto de madurez en la fase de investigación y es incierto que la tecnología que se desarrolle para llegar a extender tanto como a computación actual. Las predicciones que dicen que en 20 o 30 años podría llegar el momento de la computación cuántica habría que tomarlas con mucha precaución ya que la investigación actual aún tiene que encontrar la clave que acelere el proceso o podría encontrase son un obstáculo que impida el avance.

No obstante ya sabemos que compañías, entre otras, como Google e Intel está invirtiendo en investigación en computación cuántica. Iremos siguiendo los avances.

Advisor Abbate computación cuántica 2

Anuncios

Gestión del conocimiento

La globalización, la nueva economía, las nuevas tecnologías, entre otros, son algunos de los factores que han impulsado la relevancia actual de la gestión del conocimiento . El conocimiento, además ha pasado de ser algo interpretativo del entorno a ser un recurso que permite la llamada a la acción, a la transformación. Y en Advisor Abbate creemos que más allá de ser algo presente en las personas o en sus herramientas, es un recurso que se desenvuelve y se propicia en las organizaciones a las que pertenecen, y en el que el que el entorno y los procesos que generan también son muy relevantes. La gestión del conocimiento pretende optimizar su utilización propiciando la creación de las condiciones necesarias para que las corrientes de conocimiento circulen mejor. Esta gestión, más que sobre el recurso en sí, debe actuar sobre las condiciones, el entorno y todo lo que hace posible y fomenta dos procesos fundamentales: la creación y la transmisión de conocimiento. Son diversos los instrumentos que permiten fomentar y mejorar estos dos procesos, pero para que un proyecto de gestión del conocimiento tenga éxito es fundamental observar, interpretar y entender el funcionamiento de las organizaciones.

advisor-abbate-gestion-conocimiento

Un buen enfoque sería el de integrar personas y conocimiento, focalización  en la innovación y utilizarlo para ser el motor de las empresas y así :

  • Aportar mejoras operativas basadas en el conocimiento.
  • Reforzar y dar soporte al modelo del negocio.
  • Desarrollar el portfolio de productos y servicios.
  • Fomentar la cultura de intercambio y colaboración.
  • Transferir conocimiento generado en la I+D y en otras áreas que sean fuente de conocimiento.
  • Agilizar el paso de innovación a negocio, generando productos y servicios para la compañía.
  • Crear valor y mejorar la eficiencia de la organización.

Destacamos sobre todo la gestión adecuada de los recursos de personal y basarse en su  potencial pues puede ser vital para fomentar una inteligencia colectiva que sirva de motor de transformación para alcanzar los objetivos planteados.

advisor-abbate-redes-conocimiento

Se necesitará un soporte metodológico, organizativo y tecnológico adecuado para ello.

La creación de dominios de conocimiento es importante, son comunidades de trabajo que permiten compartir contenidos, ideas, iniciativas y experiencias en diversos ámbitos de conocimiento. Están organizados por redes formadas por profesionales de múltiples disciplinas, roles y ámbitos de la compañía con conocimientos concretos en una o varias áreas de negocio.

Y por supuesto hay que realizar esfuerzos en crear la plataforma tecnológica que sea el repositorio de información, que facilite su búsqueda  y que se apoye en herramientas colaborativas.

Ecosistemas de innovación

Hoy vamos a señalar desde Advisor Abbate un aspecto que creemos que debe ser un puntal para el desarrollo de empresas o otras organizaciones.

Advisor Abbate ecosistemas-de-innovación

El avance y la complejidad de las tecnología conlleva que la generación, diseño y comercialización de nuevos productos y servicios provengan de un entorno donde se aglutinen  conocimientos de un creciente número de disciplinas, maneras de hacer y de experiencias. La velocidad de los cambios en los mercados y modelos de negocio es  enorme y además son evolutivos.

Es fácilmente constatable que el origen de la  innovación ya no es único y que es muy difícil que las empresas puedan asumir en solitario la necesidad de nuevos productos o servicios, por muchos recursos con los que puedan contar en sus departamentos de innovación o unidades de I+D.

Actualmente, resulta prácticamente imposible hablar sobre las capacidades de innovación de un país, una ciudad o una empresa sin mencionar el concepto de ecosistema. El término ecosistema de innovación describe el papel e interrelación de diferentes actores independientes trabajando conjuntamente con el objetivo de facilitar el emprendimiento y la innovación de forma sostenible en una determinada ubicación.

Una mayoría de definiciones considera como principales actores de esta relación a los emprendedores, las universidades y sus centros de investigación y a los inversores o proveedores de capital riesgo necesarios para poner en marcha nuevas empresas, sin olvidar tampoco al importante papel que pueden ejercer también en estos ecosistemas los gobiernos o administraciones públicas y las grandes empresas o corporaciones ya consolidadas en un determinado mercado.

Advisor Abbate Innovación

El objetivo de un ecosistema de innovación es mantener el equilibrio, en el sentido de mantener el mercado funcionando y mantener las empresas competitivas y al día con los cambios tecnológicos, sociales y culturales, que estamos atravesando como sociedad. Las dos grandes vertientes que conforman los ecosistemas de innovación son la economía del conocimiento, que está fundamentada en la investigación, y la economía comercial, dirigida por y para el mercado. El ecosistema debe sumar los esfuerzos de estos dos polos para ofrecer proyectos innovadores que tengan un impacto real en el día a día de los consumidores, mejorando en definitiva los productos y servicios que se les ofrece.

El ecosistema de innovación que tenga éxito combinará la excelencia de cada uno de los agentes que intervengan trabajando de forma integral y coordinada las acciones colectivas que faciliten la contribución y la compartición de recursos tales como el talento, las ideas, las infraestructuras, el capital o las conexiones.