Cómo sacar nuevas ideas

Si nuestra ocupación habitual requiere en algún medida que seamos creativos, tendremos que cubrir esa obligación y cuanto mayor sea la intensidad o la frecuencia con la que se requiera de nosotros una aportación de ideas o soluciones, mayor será estrés al que nos lleve tener que estar a la altura.

Advisor-Abbate-think-outside-of-the-box

Tenemos que tener en cuenta que las actividades rutinarias taponan nuestra creatividad pero esta permanece latente y puede ser liberada si salimos de los círculos concéntricos de la parte más mecánica  de nuestra cotidianidad. Esto requiere que nos situemos en otro plano y por mucho que nos parezca difícil es perfectamente posible.  Para ello existen técnicas que favorecen ese pensar fuera de la caja (think out of the box) y hoy comentaremos una línea de acción para tratar de pensar fuera de nuestro círculo y para impulsar la creatividad, se trata de 7 puntos, que ritualizados y haciéndolos cotidianos ampliarán nuestras posibilidades de pensamiento creativo:

  1. Recuperar la mente infantil. El pensamiento infantil es espontáneo y a diferencia del adulto no está tan sujeto a la necesidad de mostrar la lógica de lo que pensamos, además los niños están espoleados por la curiosidad, permitámonos recuperar estas cualidades.
  2. Hacer nuevas conexiones. Varios conceptos e ideas diferentes y desconexas pueden tener una relación. Y el ejercicio de buscar relaciones es de una utilidad enorme para abrir la caja de las ideas.
  3. Permitámonos una cierta ilógica. Solemos tener nuestra mente orientada a secuencias lógicas que determinan nuestro pensamiento. Tenemos que hacer inmersión en relaciones de ideas que no encajan y de donde surjan problemas y preguntas, así saldremos de nuestro patrón de pensamiento habitual
  4. Pensar fuera de los límites, muchas innovaciones y son el resultado de aplicar ciertas innovaciones a procesos en los que en un principio parecía que no encajaba
  5. Riamos más. El humor es un gran vehículo para la creatividad, nos saca de la manera de pensar habitual y conecta ideas que normalmente no estarían juntas
  6. Adoptar y adaptar, podemos ser creativos adaptando lo que funciona en otro proceso o podemos inspirarnos para adoptar un funcionamiento de la propia naturaleza.
  7. Recordar nuestros sueños. Hay muchos momentos cotidianos en las que podemos evadirnos de la parte más frenética de nuestras preocupaciones, puede ser cuando paseamos, hacemos la colada, cuando nos duchamos… esos momentos nos permiten una cierta ensoñación que limpia nuestra mente y nos relaja y permite al subsconciente actuar facilitando que tengamos flashes de inspiración.

Advisor-Abbate-think-outside-of-the-box-2

Anuncios

Como superar barreras mentales

Ante un reto profesional o al emprender una nueva actividad, como pueda ser una singladura empresarial, solemos hacer hincapié en aspectos que intentamos concretar y cuantificar, el capital necesario, previsiones de ingresos, gastos en que incurriremos, etc. Imbuidos en esas actividades podemos dejar de lado algo sumamente importante, que es nuestra preparación mental para aquello en que vamos a iniciar. No hacerlo convenientemente podría suponer que nos creáramos una barrera mental que nos pudiera llegar a inmovilizar en algún momento.

Advisor Abbate superar barreras 1

Necesitaremos un “plus” de nosotros mismos para esta aventura que vamos a emprender. En ella habrá diversos objetivos que definir y tendremos que ser fuertes mentalmente para lograrlos, además tendremos que estar preparados para superar las adversidades que de una u otra manera nos podríamos llegar a encontrar y también será relevante tener la capacidad de aprendizaje que nos requerirá la realidad y las exigencias de nuestro reto.

Para conseguirlo no son necesarias metodologías complicadas, el sentido común contrastado con la experiencia de muchas personas nos ha hecho ver que prácticas como estas nos pueden llevar a cultivar nuestra fortaleza mental:

La lectura. Simple, tradicional y en cambio un hábito que quizá en nuestra vida hiperocupada hayamos podido desplazar. Recuperemos nuestro tiempo de lectura para poder afilar nuestros pensamientos en ese volumen dimensional que crearemos en nuestra mente al zambullirnos en la lectura. Ese espacio mental estará más abonado para la imaginación y el pensamiento creativo.

Pensemos previamente en el aporte que nos puedan dar diferentes tipos de lectura y establezcamos un objetivo en, por ejemplo simplemente dos listas, una que sea para un puro esparcimiento para la mente con títulos de entretenimiento de ficción o no de la temáticas que nos gusten ya sean de humor, biografías o novelas. Y otra lista sobre cuestiones más relacionadas con nuestra actividad  o con la productividad o liderazgo.

Y marquémonos el número de títulos a leer cada trimestre y el tiempo aproximado a leer semanalmente.

La escritura. Otra idea simple aunque nos puede resultar algo más exigente que la anterior. Sin embargo los beneficios potenciales son grandes especialmente combinados con la creatividad que puede despertar la lectura. Para escribir hay que hacerlo sin miedo a no encontrar la manera de expresar nuestras ideas, no se trata de tenerlo todo claro sobre papel desde el principio, gran parte de la ganancia está en el proceso, nuestras ideas se van clarificando a medida que el proceso de escritura sigue y va corrigiendo las primeras palabras.

La relajación. Esto puede ser dificultoso para muchas personas ya que estamos inmersos en un mundo lleno de cuestiones que reclaman nuestra atención y que nos atraen a un carrusel de distracciones diversas, ya sean relacionales, profesionales o de mero entretenimiento. El estrés de atender a tantos frentes es un gran enemigo de nuestra salud y del éxito en la actividad que estemos emprendiendo. Practicar los hábitos que nos relajen y evadan como pueda ser una actividad física o de otro tipo puede ser un gran paso para encontrar ese espacio de dejar de lado las obligaciones por unos momentos. E incluso podemos ir más allá mediante la meditación lo cual nos permitiría vaciarnos durante el tiempo que la realizáramos, de manera que cuando volviéramos a nuestro frenesí habitual pudiéramos hacerlo más cargados de energía  y positivismo.

Blue arrow broke through the trouble.

Emprendedores. Optimismo para vencer a la presión

Advisor Abbate Energía positiva

Emprender requiere fortaleza para superar la presión del día a día y para gestionar la incerteza.
Se puede aprender a manejar ese estrés con una adecuada disposición mental, básicamente aumentando el nivel de optimismo dentro de la vorágine del continuo reto empresarial. Veamos seis maneras de lograrlo:

1. Sea agradecido
Entrene esto: durante 4 o 5 semanas anote cada día 2 o 3 temas por las cuales esté agradecido. Debe ser algo nuevo cada día.
El propósito del ejercicio es entrenar su cerebro en la búsqueda constante de una perspectiva positiva, ya que no es fácil encontrar todos los días algo que agradecer.

2. Rodéese de gente buena
Las personas tendemos a asumir la actitud de los que nos rodean. El optimismo es contagioso. Todos tenemos amigos de los que nos gusta estar cerca porque emiten positividad.Obviamente tenemos que relacionarnos con todo tipo de personas pero cuando sea posible dosifique su relación con aquellas que infundan sentimientos negativos.

3. Sea consciente
Impulse el compromiso y la productividad de los empleados y de aquellos con los que trabaje. Preste atención para comprender lo que le rodea y aproveche la potencialidad de su mente para ser eficiente y evitar las distracciones.

4. Haga ejercicio regularmente
La ciencia ya ha demostrado que el ejercicio libera sustancias químicas que combaten los efectos del estrés.Si normalmente no lo hace, pruébelo durante un mes. Practicar ejercicio durante 20 minutos tres veces a la semana puede ser un objetivo realista con el que ya notará los beneficios.

5. Fíjese pequeñas metas

Cuando se establecen objetivos pueden aflorar competencias y aspectos de su carácter que hasta entonces tenga aparcados o infrautilizados. Explote su potencial poniendo todos sus recursos en marcha para lograr esas metas, aunque tampoco sea necesario marcarse desafíos excesivos, ya será un logro salir de su zona de confort y alcanzar los objetivos propuestos le hará mejorar y sentirse optimista para el siguiente desafío.

Man with Smiley

6. Elija cuidadosamente sus palabras

La autoafirmación es importante, usar expresiones y palabras positivas puede representar un impulso poderoso. Trate de eliminar el uso de palabras y frases negativas como “no puedo“, “tengo que” sustitúyalas por otras positivas, como “Yo soy”, “Yo escojo”. Se necesita un gran cambio mental para adoptar ese enfoque proactivo, pero una vez que se hace, aumenta el autogobierno personal.

El optimismo es una elección. Cuanto más pronto se adopte esa actitud más pronto se podrán afrontar las adversidades que inevitablemente acaecen en el día a día de un emprendedor.

La terrible palabra que frena la innovación

Decir sistematicamente NO a nuevas ideas puede tener unas consecuencias muy negativas en la capacidad de innovación de una organización. Este “no” muchas veces es automático y viene con inercias sobre las que habría que reflexionar. Negar la posibilidad a unas ideas puede formar parte de un método de selección o priorización establecido y claro que pueda permitir focalizarse y concentrarse en unas pocas propuestas que hayan sido aceptadas para así concentrar el talento y el esfuerzo a esas ideas escogidas. Esto formaría parte de una visión del liderazgo y de innovación avanzada como nos podría corroborar un asesor experto como Advisor Abbate.

No Advisor Abbate

Sin embargo, ¿Cuáles son los principales motivos que nos llevan a negar la posibilidad a nuevas ideas?

  1. La falta de tiempo. Como emprendedor o responsable en una compañía es difícil liderar a nuestros equipos mientras encaramos el resto de actividades y desafíos de nuestra actividad, esto puede producir una inercia de rechazo de nuevas propuestas al estar demasiado preocupado con muchos otros temas. Obviamente aquí es fundamental aprender a delegar tareas para poder focalizarse en lo más esencial para hacer crecer el negocio.
  2. La carencia de recursos. Esto es especialmente acuciante en pequeñas empresas sin el personal necesario para asumir varios proyectos de manera realista sin malgastar recursos humanos y financieros. Pero esto no debería de servir de excusa para descartar nuevas ideas. Las empresas grandes o pequeñas con amplitud de miras en cuanto a la innovación y deberían habilitar un canal para recabar posibles proyectos donde queden registrados y planificar también una periodicidad y proveer unos recursos para analizar esas ideas y provocar discusiones creativas que puedan generar utilidades para la compañía.
  3. El miedo al fracaso. Simplemente pensar en la dificultad de llevar a cabo algo nuevo puede desencadenar un temor a fallar lo cual hará probablemente que se deseche la idea. Aunque muchas de las propuestas que se generen no vayan a funcionar, es conveniente analizarlas con método y desde múltiples perspectivas ya que podrían evolucionar o transformarse en otra idea valiosa para la empresa.

Idea Advisor Abbate

Podemos concluir que independientemente de las razones para decir no a una idea, llegar a considerarla, darle una oportunidad y analizarla es un ejercicio valioso en sí mismo que además se va depurando con la experiencia, de tal manera que podremos ir desarrollando técnicas para evaluar eficientemente las nuevas propuestas y para sacar de ellos outputs provechosos. Con esos beneficios sería accesorio e irrelevante que finalmente la idea no se hubiera llevado a término con el planteamiento inicial.

Y, por supuesto, dejando de decir no de manera sistemática a las nuevas ideas, tendremos á el beneficio añadido de fomentar un ambiente receptivo a los proyectos del equipo de trabajo que podrá estimular su creatividad.

Emprendedores. Tomar distancia para repensar el negocio

La rutina puede suponer un obstáculo para que fluyan los diversos aspectos que componen la vida profesional y la personal. Si eso ocurre puede ser una señal de que hace falta tomar un descanso en el que se pueda reflexionar sobre valores, retos, creencias y que pueda llevarnos incluso a nuevos planteamientos, desafíos o pasiones.

Rutina Advisor Abbate

Enlazando con el concepto de innovación podríamos decir, simplificando, que durante siglos ha estado asociado a la exploración geográfica y a expansión territorial. Esa vía de la exploración ya está casi agotada o topa con límites, al tener ya todo el globo cartografiado y catalogado. Los grandes nombres de innovadores actuales que todos podemos tener en mente lo han sido por ser pioneros en términos de exploración de la manera de mejorar productos y servicios y en suma generar avances en nuestras vidas.

Un asesoramiento de alto nivel e integral en la visión del liderazgo y la innovación será de gran ayuda en este tema del que aquí trataremos de dar unas pautas.

El espacio y el tiempo para innovar normalmente no se encuentran en medio de nuestra rutina diaria. Para facilitarlo, necesitamos una escapada, tomar un descanso para pensar en cómo hacer crecer o impulsar su negocio o actividad. Esto nos puede proporcionar algunos beneficios:

1. Aprendizaje.

El seguir la línea marcada para el año está bien permite avanzar pero eso no garantiza que estemos aprendiendo a ser más eficaces. Por eso conviene tomar una pausa de esa rutina en la que podamos reflexionar y tomar perspectiva de lo que debemos aprender, no olvidemos que acción no es eficacia y que esta requiere aprendizaje.

2. Dejar las riendas para que el negocio crezca

Es muy común que los emprendedores tengan muchas reticencias a ceder responsabilidades, pero un buen líder debe construir un equipo en el que pueda confiar y delegar y esto puede facilitar el crecimiento del negocio.

Pausa en los negocios Adviseor Abbat

3. Movimiento y cambio como oportunidad para innovar.

Viajar a otra ciudad o país, o explorar algo no conocido en tu propia localidad o región, o cambiar de entorno y hábitos, emprendiendo incluso alguna nueva actividad como pudiera ser un curso son maneras de romper la rutina.

Y la naturaleza de la innovación es evitar la rutina, hacer las cosas de manera diferente, sin seguir los esquemas habituales. Esto facilita cuestionarse convenciones y nos abrimos a cosas que nunca hubiéramos previsto.

4. Relanzar el entusiasmo

En los inicios de un negocio se aúna pasión, dedicación y un esfuerzo considerable pero el tiempo diluye esa cantidad de energía. Tomar distancia puede permitir volver a pensar en los orígenes de la actividad y tratar de relanzar el espíritu emprendedor y el entusiasmo por el negocio.

5. Reflexionar

Al liberarse de las tareas del día a día se abre espacio y tiempo para la observación y la reflexión. Y eso facilita preguntarse qué es lo que realmente se quiere y que es bueno para nuestro negocio y para nuestra vida personal.

Innovación. Mentalidades que frenan las buenas ideas

En el núcleo del proceso de innovación subyace la combinación de los conceptos de posibilidad y potencialidad. Estos se aúnan al empuje de emprender articulando a la gente y a los recursos apropiados, prestando atención a los aspectos clave, intentando abrir las puertas necesarias y demostrando el valor que podemos aportar, y toda esta percepción de nuestras ideas nos sirve de poderoso motor para emprender proyectos ambiciosos. Las personas que se sitúan en ese marco mental para crear algo están abonándose a un estado mental positivo más fértil para la innovación.

NubeInnovacion Advisor Abbate

Un asesor acostumbrado a la excelencia empresarial nos podría guiar al respecto con seguridad, hoy sólo nos centraremos aquí en otros estados de ánimo o mentalidades que pueden apagar ideas brillantes incluso antes de que las veamos. Veamos 5 de estos “stoppers” de la innovación:

  1. El miedo

Obviamente la posibilidad de que todo vaya mal se tiene que considerar, pero conviene dejar los escenarios negativos en la fase de evaluación de riesgos y centrarse en la innovación y en la generación de valor que esta proporcione. Hay que saber cerrar las diversas etapas del proceso y no arrastrar pensamientos con un fondo de miedo una vez haya pasado esa fase de evaluación de riesgos.

  1. La fijación de ideas

A veces hay una obstinación en los emprendedores en centrarse en unos pocos aspectos que consideran las ideas principales o claves para su éxito prestándoles una atención excesiva y dejando desatendidos otros aspectos clave para la viabilidad del proyecto.

IDEA Advisor Abbate

  1. La emoción

En este estado el emprendedor piensa que su idea o proyecto es tan fantástico que todo el mundo lo verá igual que él o ella y que el mercado caerá rendido ante la superioridad de su producto o servicio. Esa energía es muy importante pero no debe nublar la realidad para deje de ser un motor para emprender, esa emoción por nuestra idea no es suficiente para pasar de innovación a ejecución; para ello se requiere articular debidamente la pasión, la determinación y la estrategia. Si nos movemos a base de impulsos y emociones hay que tener en cuenta que esta puede desaparecer al llegar otra gran idea que nos embriague.

  1. La mentalidad escéptica

Un empresario que haya tenido fracasos en proyectos que haya iniciado con gran ilusión puede hacer llegar a un estado de escepticismo en el que haya una falta de pasión y energía que frene el espíritu explorador y emprendedor.

  1. La mentalidad del yo sé cómo hacerlo

En este estado se insiste en el “Sé cómo hacerlo” incluso antes de saber cómo articular el valor de la idea. Al igual que la gestión de riesgos el Cómo es parte de la fase estratégica y no pertenece a la fase de innovación, antes de ello hay que completar la etapa de contestar ¿Qué? y ¿Por qué?

Liderazgo de conocimiento

En un mundo con superabundancia de información es un gran reto sobresalir en ese océano de datos y aparecer como líder de opinión ya que la competencia de profesionales y empresas es feroz. Para ser un líder de conocimiento que sea referencia en un sector, más allá de la capacidad y conocimientos que se posea, se debería de seguir una metodología probada, para ello podría ser de gran ayuda contar con un asesoramiento de alto nivel. A continuación comentaremos cuatro cualidades básicas para ser un líder de pensamiento:

  • Innovación

Hay que crear, no sólo ser una cadena de transmisión de ideas ya establecidas. Hay que tener en cuenta los éxitos ya conseguidos que están probados y que aportan valor. El líder de pensamiento tiene que tener un catálogo claro de conocimientos, que además pueda seguir ampliando. Cuando innove con el pensamiento tendrá la oportunidad de impactar en su sector. El liderazgo en las ideas requerirá experimentación y monitorizar su efecto.

  • Información

Se debe generar información valiosa para el público objetivo, cuanto más grande sea ese valor más liderazgo se ejercerá. Además la información se debe compartir  intentando llegar al máximo número posible de personas, potenciándola generando contenido para múltiples plataformas.

  • Instrucción

Aportar valor con la difusión de ideas va un paso más allá del simple intercambio de información: es de carácter consultivo y puede ayudar a otros a alcanzar el éxito.  Para ello hay que concentrarse en ser un recurso útil para sus clientes, audiencia u otros actores de su sector. No importa difundir contenido valioso de forma gratuita, el impacto positivo que puede generarse en la reputación de su empresa o actividad valdrá la pena a la larga. Se irá consolidando la imagen de liderazgo no sólo como experto sino como un recurso útil, y como una referencia y contacto deseado para el networking .

  • Inspiración

Un gran líder es aquel que inspira. Como líder de pensamiento, debe aprovechar su experiencia para provocar un cambio significativo en su industria a través del contenido que se proporcione. Determinación y una actitud positiva dirigida a tener impacto también será clave para ir cultivando su marca personal o de empresa y que su público lo reconozca como un líder de pensamiento. Hay que conocer a la audiencia y al público objetivo, la interacción directa con clientes de referencia y el seguimiento de las reacciones del público en las redes sociales ayudará a determinar cuáles son las necesidades que se pueden abordar a través del contenido generado. Reflexionar sobre lo detectado le dará capacidad de maniobra y de respuesta a las demandas y esto la audiencia lo valorará, hará que sienta que está conectado a ella.

Como colofón podríamos concluir que el líder de ideas tiene un cariz más educativo que comercial aunque posicionarse como una referencia en un sector influirá enormemente en las ventas potenciales de su actividad.