Claves para emprender un cambio de la cultura de su empresa

Como directivo puede tener el poder de llevar a cabo muchas tareas importantes para cambiar de forma fácil las políticas de su empresa. Puede tener la capacidad de promover o rebajar la categoría de un empleado o bien contratar y despedir sin realizar un gran esfuerzo. Pero la tarea de llevar a cabo un cambio en la cultura asentada en una empresa es el reto más difícil al que un directivo se puede enfrentar. Para conseguirlo es imprescindible ganarse la confianza de las personas que colaboran con Usted y es imprescindible ser persuasivo y astuto.

En el camino hasta alcanzar el cambio existen cuatro obstáculos principales a superar:

  • Cognitivo: las personas han de tener una cierta comprensión de la necesidad de un cambio de estrategia.
  • Limitar recursos: se hacen necesarios posibles movimientos internos de algunos equipos en determinadas áreas de la empresa.
  • Motivación empleados: algo imprescindible para que se sientan involucrados con la aplicación de las nuevas estrategias que se lleven a cabo. Para ello es importante aprovechar al máximo las capacidades creativas de la plantilla identificando las fortalezas de los empleados y crear grupos en los que se combinen varios talentos. Para ello es importante mezclar a los trabajadores con diferentes niveles de experiencia. Una idea para intercambiar ideas es crear un espacio en el que el equipo se reúna durante una hora semanalmente para realizar un brainstorming. De esta manera se incentiva la innovación y se sentirán los propios protagonistas del cambio.
  • Política institucional: revisar los puntos de manera exhaustiva para detectar las prioridades y aspectos más relevantes a ser modificados.

Brainstorming Advisor Abbate

Para superar estos obstáculos es necesario realizar una profunda reflexión y buscar un nuevo enfoque. Para ellos es aconsejable llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Reconocer que los cambios se han de introducir de forma paulativa y no siempre es factible y aconsejable realizarlos a la misma vez. Para ello piense en las personas con más influencia en la empresa y empiece con ellas para conseguir su compromiso ya que el hecho de conseguir aliados es importante para que el resto de empleados acepten de forma más fácil la nueva situación.
  • Realice acciones en lugar de discursos para que los empleados puedan cerciorarse por ellos mismos de la necesidad de realizar el cambio que les propone.

Para todo este proceso es clave designar a un asesor que le aporte información privilegiada y que entre la plantilla cuente con una buena reputación y prestigio y a su vez este asesor le estará ayudando y apoyando mientras se llevan a cabo los cambios. De esta manera será más sencillo el diseño de la estrategia y la construcción de coaliciones para encaminar a la compañía en su nuevo rumbo.

Para llevar a cabo este proceso complejo es clave contar con la figura de un buen asesor para que el cambio que quiere que su empresa lleve a cabo se realice con éxito.

Asesor empresas Advisor Abbate

Retribución variable y motivación de los empleados

 Aplicar un sistema de retribución variable incluido dentro de un plan bien diseñado puede servir para motivar a los empleados y para que éstos de identifiquen con los objetivos de la empresa. Es importante que las empresas sepan valorar el esfuerzo extra que llevan a cabo sus empleados ya que de esta manera conseguirá aumentar la productividad de la compañía. Este sistema también es muy útil para establecer las nuevas prioridades de las empresas.

En la actualidad las opciones más habituales para premiar los resultados obtenidos  a corto o a largo plazo son las siguientes:

Corto Plazo:

Incentivos: se aplica más en entornos comerciales y corresponden a las comisiones que se basan en las cifras de ventas conseguidas por el empleado.

Bonus: se dirigen sobre todo a personal más cualificado y se otorgan a partir de objetivos conseguidos tanto a nivel individual como de grupo.

Primas: se aplica más en entornos industriales o de producción y están relacionadas con la producción realizada.

Largo Plazo: se aplican normalmente a altos cargos de las empresas o a profesionales altamente cualificados y el propósito es sobre todo obtener la fidelización del empleado. Con estas medidas se pueden premiar los resultados que se hayan obtenido superado un periodo de dos años y que además no se consiguen de forma periódica. Una gran ventaja adicional es la reducción del 30% del importe de la retribución recibida como rendimiento del trabajo cuando se tributa por el IRPF.

Stock Options: se concede al empleado el derecho a comprar un determinado número de acciones transcurridos un cierto periodo de tiempo pasando a convertirse en accionistas de la empresa.

Bonus a largo plazo: se otorgan si el empleado cumple con los objetivos establecidos en varios años.

Fidelizar-a-tus-empreados Advisor Abbate

El sistema de retribución variable ha de ser lo más claro posible para que las personas entiendan lo que se espera de ellas y poder saber cómo han de llevar a cabo sus funciones dentro de su puesto de trabajo. Para comprobar que el sistema implantado se está desarrollando adecuadamente es imprescindible realizar un seguimiento del mismo.

Es muy aconsejable establecer una comisión de seguimiento para que facilite la revisión del plan y es importante resaltar que el sistema ha de ser en cierta medida flexible y estar abierto a posibles situaciones que puedan hacer que el programa cambie o bien tener también en cuenta las posibles variaciones del mercado como pueden ser la expansión de las ventas en diferentes áreas geográficas o bien nuevas incorporaciones a la compañía.

Los puntos que se han de tener en cuenta cuando se quiere implantar un sistema de retribución flexible en la empresa son:

– Analizar bien cuáles son las necesidades de la empresa y establecer las retribuciones según la repercusión que tengan las aportaciones de los empleados en el medio y largo plazo.

– Establecer metas realistas y que éstas aseguren que ayuden a la buena marcha de la empresa. Para ello es necesario poder prever posibles comportamientos negativos.

– Se ha de realizar una valoración del impacto emocional que el sistema puede provocar en los empleados ya que se sentirán más involucrados y se les ha de transmitir de forma adecuada el impacto económico que tiene su esfuerzo en la empresa.

Por último, para diseñar un buen plan es muy importante contar con el asesoramiento adecuado ya que éste puede contribuir de forma importante a ayudar a ahorrar costes a las empresas ya que sólo si éstas alcanzan los resultados extra incrementarán sus costes retributivos. ¿Está llevando a cabo en su empresa un sistema de retribución variable? ¿Qué beneficios ha obtenido su empresa aplicando este tipo de retribución?