Como superar la desmotivación

Independientemente de la actividad a la que nos dediquemos siempre habrá momentos de baja motivación pero si somos los responsables de nuestro propio negocio  esa situación puede ser más complicada.

Advisor Abbate-motivación 1

Lo primero que tenemos que asumir es que es normal que tengamos esos momentos. Lo que debemos saber es como volver a nuestra senda habitual de productividad. A la larga nuestra capacidad de tener éxito es nuestra actividad económica y en el resto de nuestra vida dependerá de nuestra capacidad de motivación. Proponemos hoy unas cuantas maneras con las que los emprendedores pueden resurgir si caen en la desmotivación.

  1. Hagamos una planificación. Por muy tentador que suene no estar sujetos a un horario externo, tenemos que establecer rutinas. Empecemos por levantarnos temprano a la misma hora cada día. Marquemos nuestros momentos de comida y ajustémonos a ello. A pesar de que puedan haber ocasiones en que no se puedan cumplir esos patrones todo esto nos ayudará enormemente a ser productivos
  2. Tomemos descansos durante el día. Programemos pequeñas pausas que no pasen de 10 minutos, 20 a lo sumo. Estás pausas suelen ser muy útiles cuando estamos consumiendo mucho tiempo tratando con un problema importante que nos tenga enganchados.
  3. Recordemos nuestra alternativa. Pensemos en lo que hacíamos antes de empezar un negocio o fijémonos en lo que hacen nuestros amigos o familiares que sean asalariados. Seguramente una buena parte tendrán altas exigencias de su organización o sus jefes, su trabajo tenga mucho de rutinario, pasarán mucho tiempo cada día desplazándose al trabajo o a sus casas. Haciendo esto probablemente encontraremos aspectos que harán que valoremos más nuestro trabajo por cuenta propia.
  4. Aprovechemos nuestra flexibilidad. No tenemos por qué estar cada día en el mismo sitio delante de nuestro ordenador. Aprovechemos para hacer cambios de escenario un día trabajemos desde un café, otro desde un parque. Esto puede espolear nuestra creatividad. Si un día trabajamos hasta por la noche empecemos más tarde el día siguiente. Si tenemos una planificación bien consolidada no hay ningún problema en aprovechar esa flexibilidad con responsabilidad.
  5. Pensemos en el futuro. Cuando empezamos un negocio nos marcamos metas, pero a medida que transcurre el tiempo tenemos que preguntarnos sobre esos objetivos originales y ver si los tenemos que modular o si tenemos que marcarnos nuevos objetivos. Pensemos en como mejorará muestra profesión y nuestra vida personal cuando si alcanzamos nuestras ambiciones. Recordémonos los hitos ya conseguidos y démonos una recompensa cuando los logremos.

Advisor Abbate-motivación 2

Anuncios

Liderazgo e Incorporación de nuevo talento al equipo

20.05.12 008

Cuando se adquiere una empresa y se incorporan nuevos empleados se abren nuevos retos para la gestión de la compañía y para quien deba liderar el proceso de inclusión de los trabajadores en un entorno con una cultura preexistente. El liderazgo debe ejercerse debidamente y para reducir riesgos la guía de un gran asesor sería básico en estos casos.

Uno de los intereses para llevar a cabo la compra de otra empresa puede ser el nuevo talento que trae consigo, talento que normalmente deberá ser bien tratado y esa situación puede generar sensaciones confusas o incluso negativas entre los antiguos trabajadores, tales como celos, discriminación o sentirse apartados.

Las dinámicas personales y de grupo que se ponen en marcha en un proceso de este tipo son complejas y pueden afectar al equilibrio necesario para que la empresa rinda como se espera, y es fundamental el liderazgo en la gestión de equipos que entienda y maneje adecuadamente la situación . Comentaremos a continuación algunas ideas para suavizar la transición de incorporar nuevos miembros al equipo especialmente después de una adquisición:

  1. Avance todo lo que pueda la planificación del proceso. Averigüe todo lo que pueda sobre la cultura corporativa previa de los nuevos miembros del equipo. Pregunte que creen tienen que hacer ellos para tener una transición exitosa y que piensan qué debe de hacer la empresa para el mismo fin. Designe un sponsor del nuevo equipo para que sea un enlace que puede proporcionar información que facilite el proceso de incorporación.
  2. Hable con los miembros del equipo existente previamente acerca de los cambios en marcha. Intente y ayude a que se sientan implicados en el cambio y que les suponga una motivación. Haga el seguimiento de todo el proceso de transición y no pierda el contacto.
  3. Hay que estar atento a los malos comportamientos o fuera de lugar o todo aquello que pueda generar fricciones y responda adecuadamente si se dan esos casos. Que no se instale en el proceso un principio o dogma cerrado de que las cosas se hacen aquí de esta manera, y que no haya intimidación hacia los nuevos empleados. Vigile todo esto para que no se coarte la aportación y difusión de ideas que puedan generar el nuevo grupo y hay que premiar la colaboración.
  4.  Adopte e incorpore el nuevo talento. Hay que conseguir que la compañía recién sea un lugar donde los empleados quieran estar y quedarse. Sea inclusivo y escuche las nuevas ideas, pero sin mostrar mayor predilección por un grupo u otro de empleados. Hay que ser hábil para no despertar suspicacias entre los empleados antiguos por cómo se trate a los nuevos. Muestre buen humor con todo el mundo.

shutterstock_124923566

Las 13 características principales que comparten los buenos líderes

Buen Líder Advisor Abbate

Un buen líder es también un buen gestor de equipos. Un buen líder no se centra únicamente en supervisar a sus empleados sino que sabe cómo motivarles, inspirarles y atraerles para ir más allá de lo que se espera de ellos- porque quieren. Un buen líder sabe conseguir que sus empleados vayan a trabajar con entusiasmo y confíen en él y apoyen su visión.

Los buenos líderes suelen compartir las siguientes 13 características principales:

1. Saben gestionar el tiempo: no suelen decir nunca que están muy ocupados porque saben cómo manejar su tiempo y saben también como no malgastarlo ya que piensan de forma cuidadosa en qué y cómo invertir su tiempo.

2. Saben encontrar las soluciones incluso mejor que identificar los problemas: saber identificar problemas es más sencillo que saber centrarse en las cosas que se pueden llevar a cabo para mejorar. Saber encontrar soluciones puede aportar incluso más beneficios que saber identificar problemas.

3. Saben que nunca se deja de aprender: sienten la inquietud constante por aprender y estar al día de lo que acontece a su alrededor ya que entienden que todo lo que sucede en el entorno puede afectar a su negocio dado que éste forma parte de un contexto.

4. Saben prestar atención a su equipo: entienden lo importante del valor de estar presente y atento a todo lo que acontece a su negocio y a los miembros de su equipo.

5. Saben ser flexibles: a pesar de haber diseñado una hoja de ruta como guía para alcanzar los objetivos saben ser flexibles y adaptarse a los cambios y encontrar un nuevo camino de la forma más eficiente para conseguir los objetivos.

6. Saben lo importante que es la puntualidad: ser puntual con los empleados y los clientes es una señal  de respeto y no serlo se convierte en una falta de respeto hacia los demás. Para conseguir el respecto de las personas que te rodean es importante empezar por uno mismo y aprender a dar ejemplo con las propias acciones.

7. Saben de la importancia que tienen las relaciones profesionales y personales: saben que ser sociables y formar fuertes vínculos profesionales y personales es beneficioso.

8. Saben de la importancia de ser abiertos de mente: le dan valor a la oportunidad empaparse de todo lo que les rodea para enriquecerse a nivel profesional y personal.

9. Saben ofrecer ayuda a los demás: saben reconocer que todos podemos cometer errores y entienden que puede ser mucho más positivo centrarse en cómo seguir avanzando que anclarse a lo ocurrido o incluso en errores cometidos en el pasado.

10. Saben reconocer sus propios errores: saben ser responsables de sus acciones y de los errores que pueden llegar a cometer puesto que esto facilita también que las personas de tu equipo hagan lo mismo.

11. Saben medir el éxito en su justa medida: saben que el éxito a veces es cuestión de suerte por lo que se ha de mantener el mismo espíritu tanto en los momentos de subidón como en los momentos más bajos.

12. Saben no tomarse los fracasos profesionales de forma personal: saben que el fracaso forma parte de los negocios y los ven como partes inevitables del proceso de aprender en cómo hacer las cosas de forma correcta e incluso mejor.

13. Saben no caer en reacciones instintivas antes de formarse una opinión: saben reflexionar sobre los diferentes puntos de vista que un mismo tema puede tener antes de formarse una opinión ya que saben que las reacciones instintivas no son demasiado aconsejables.

empleados-motivados Advisor Abbate